Las plazas Constitución y Portugal acogieron actos festivos y reivindicativos por San Canuto

Vigo cuenta ya con siete tiendas dedicadas al cultivo del cannabis, las llamadas grow shop. Uno de los pioneros, Carlos Bilbao (“Viva María”), asegura que es un mercado que está en expansión en los últimos años y que cada vez más gente cultiva la planta en casa para su autoconsumo y para no acceder al mercado negro. Otro síntoma de este crecimiento es que en fecha reciente se creó en Vigo un club de fumadores de cannabis, que vino a sumarse a  colectivos como la asociación viguesa de estudios de la maría (AVE María) que lleva años funcionando. Estos últimos son los organizadores de San Canuto, la fiesta de los defensores de la maría, que ayer por la noche se celebró en la Plaza da Constitución con la lectura de un manifiesto “por la liberalización de la marihuana y la defensa de nuestros derechos” y también en la Plaza de Portugal con una manifestación lúdica y con una fiesta en el local Farándula. AVE María lleva años organizando San Canuto y también impulsa la Marcha Mundial de la Marihuana con una fumada colectiva durante la primera semana de mayo.

Carlos Bilbao asegura que el alcohol mata más gente que la hierba y que es hipócrita admitir la venta de otras drogas como alcohol y tabaco y no el cannabis. Argumenta que además de su uso lúdico, ya hay médicos del área de Vigo que recomiendan a determinados pacientes (oncológicos, neurológicos y con otras dolencias) el consumo de marihuana para mejorar su situación. “Los mandan aquí directamente a comprar hierba, pero aquí solo pueden comprar semillas y cultivarlas bajo su responsabilidad”, explica. Sacar un cultivo puede tardar 11 semanas. Uno de los problemas es que hay un vacío legal y hay jueces que reconocen que se trata de autoconsumo y otros que lo pueden considerar tráfico, por ejemplo si encuentran bolsitas o una báscula. “Tiene que estar claro el autoconsumo”, señala.

Te puede Interesar
San Canuto 2019 en Barcelona

En su opinión legalizar la marihuana acabaría con el mercado negro y con la mafias, el consumidor podría exigir unos controles de calidad y el Estado podría  ingresar más impuestos. En su opinión, los lobbys farmacéuticos y textiles (el algodón frente al cáñamo)  habían  provocado la prohibición de la marihuana en EEUU en los 60. 

Desde la asociación AVE María afirman que “en nuestro cuerpo no manda nadie más que uno mismo” y están a favor de un consumo informado. De San Canuto cuentan que se eligió por el nombre pero que “yo al menos no sé quien era ese santo, no soy religioso”, explica un portavoz. La entidad tiene  secciones jurídica, terapéutica, de investigación agrícola y otra activista, y reclaman la legalización.

Fuente