¿Crisis? ¿Qué crisis? La crisis económica era la mayor amenaza de la VI Expocannabis, pero la Feria la capeó sin dificultad. Crónica y balance final de la sexta edición de Expocannabis.

Durante su preparación no había sido problema contratar todos los stands (hubo tantas bajas como nuevas incorporaciones, pasa todos los años), así que sólo podía fallar el público. Y no lo hizo.

Se había adelantado este año la fecha de noviembre a octubre con carácter experimental, a ver cómo salía la Feria con clima más agradable, y para no coincidir con la de Austria. No salió mal, pero Expocannabis volverá en 2011.

El viernes dio sensación de poco público, pero luego las cifras de taquilla dirían lo contrario. Fue una jornada muy desahogada. El sábado también estuvo bastante tranquilo, sin las habituales avalanchas inhumanas de documental de refugiados de todos los años ni colas kilométricas ante la taquilla. Fue el primer sábado de Expocannabis que no recordó a la hora punta del Metro, lo cual resultaba una gozada pero pintaba muy mal a efectos de recaudación.

Y el domingo todo cambió, todo, con una asistencia similar a la del sábado. Al final se vendieron unas 15.000 entradas, más o menos las mismas que en 2009. Eso significa que vino la misma cantidad de gente, pero se repartió mejor por días, evitando que el sábado fuera una paliza y el domingo una resaca con las reservas de los stands agotadas. Fue la Feria más agradable de la historia.

VARIOS CAMBIOS Y NINGUNO MALO

Un gran logro de esta edición fue la evidente reducción de polución sonora. No sólo porque la Organización eliminó la batucada final, sino porque fue inflexible con el decibelómetro.

Y sí, la famosa crisis se notó, pero más que otra cosa en detalles puntuales. No vinieron niVan de Zwan ni Paradise Seeds niVulkania/Dr.Grow (Massi asistió sólo de conferenciante, como en Málaga); Sensi Seeds aglutinó sus dos stands (semillas y mercaderá) en uno sólo, y de tamaño medio; Houseplant no regaló los miles de semillas (sobre todo de Skunk Champagne) de bancos de Oregón a los que nos tenía acostumbrados… Nada grave. Y dio lugar a iniciativas “de choque”, como el descuento del 50% en los precios de Plantania.

Este año se vieron menos Bancos de semillas y fábricas de abonos, y más tiendas. Así se vieron nutrientes de gama alta (Humbolt, Advanced, Technaflora…) sin stand propio y representados en los de varios growshops, igual que los insuperables geles anti-olor de Ona.

MUCHA VARIEDAD

Como siempre, había stands de todo tipo. De revistas (Cáñamo), tiendas (Mundo Tricoma, Más que Runas, CBD, Leaf Life, Buda, Plantanostra, Green Love, Yervaguena y Co2/Zarko, destacando estos últimos por su abigarrada variedad), mayoristas y distribuidores (Hemp Trading, Plantania, Ecobiologistic, Voodoo, Plantasur, Spliff, The Farmer, Cultiva Tech.), fertilizantes (Atami, Canna y los talibanes del ecologismoTrabe, BAC y Naturcannabis) y Bancos de semillas (Dinafem, Sweet, Gehnetik, Sensi, Pyramid, Royal Queen, Green Factory, Medical y los baratísimos Punky y Autofem).

Entre las Asociaciones (ENCOD, Alacannabis, FAC, CannabisCafé, AMEC, Hablemos de Cannabis, Energy Control, Private Cannabis Club, FAC) destacó el buen uso dado por NORML a su ministand con mesa adicional.

Y, cómo no, vimos de todo. Las muchas balanzas de Kenex. Las gamberras camisetas de Los Cogollitos. Los artísticos grinders de Modern Stone. Rarezas como el carísimo purificador de red eléctrica de Green Love (únicos con ácido giberélico, semillas de KC Brains y Hy-Pro y nutrientes de No Mercy , todo ello de medalla). Los mylares de Easy Grow, líder mundial en láminas reflectantes. Entrañables inventitos, desde camufladores (añadiendo formas de tuerca y martillo a las clásicas latas de refresco y antipinchazos) a los micro-reflectores individuales Elora para plantas autoflorecientes de Mundo Tricoma. Las magníficas cajas de conservación y mesas de trabajo en madera de cedro y malla de serigrafía de 00 Box. Las impactantes pipas y bongs de cristal soplado de IKB (con “tiro” aeroespacial) y New Ways. La expectación ante el concurso de modelos de Eva Seeds, con final en la Spannabis de Febrero en Barcelona. El gran indoor de Homebox. El impresionante armario de exterior de Closet Garden de 1 m2 (2.500€ en configuración completa, bandeja térmica incluída).

No sé por qué Highlight Horticulture no puso a su sistema hidropónico sus famosas tapas de maceta (Atami, los del famoso Bloobastic, sí lo hizo con sus Wilma). Hydrogarden (famosos por sus bajos precos), pese a su enorme catálogo, repitió stand pequeño.

Los Trimpro se confirmaron como los mejores manicuradores eléctricos para grandes cantidades y el Spinpro manual (no hay quien consiga el kit motorizado) como el mejor para cultivadores no masivos. Pero el mejor modelo eléctrico para estos últimos sigue siendo español, el ultrarresistente Energy Cutter. Su fabricante, además, prepara versión propia de los dos antes citados, con mejor precio y opciones eléctrica y manual para su futura “ensaladera” spinpro-osa.

Lo mejor de todo es que la amplitud de miras de la Feria da cabida tanto al cáñamo industrial (textil o alimentario) como a productos poco relacionados con la marihuana. Siempre nos gusta que esté Malabares Ros/Fuma2, aunque este año habían derivado más a stand de parafernalia (adorable su “kit de fumeta” a 10€). Gracias a Multitrance vimos montones de minifalderitas y punkarras destroyer inflándose a piruletas, qué tierno, y están hechas con cannabis, igual que nuestra vieja amiga la cerveza Mary Jo. Los papelillos Roller Alda, con cilindro-librillos personalizables, caen también en el terreno de los estancos y los regalos de empresa. La balanza Dalman de Cultiva Technologies para 35 kg venía del sector turístico-maletero (por cierto, CT vende tantos ozonificadores que los fabricantes no pueden surtir todos sus pedidos). Y siempre hay detallitos chulos, como las riñoneras de rayas de Étnico.

NUEVOS EN ESTA PLAZA

Se vieron menos vaporizadores, lo que confirmó al artesanal y caro De Verdamper -en absoluto portátil- como el mejor del mercado. Fue curioso que, aparte de varios Volcanos, sólo estuvieran presentes en el stand de Gehnetik (muy interesante el nuevo Dragon Vap portátil de 30€).

Medical Seeds presentó su tinturas y dos aceites (de masaje e ingestión) para tratamiento de enfermedades, aún en fase de pruebas (son gratuitos para los pacientes interesados).

El gran fichaje para cualquier feria, sea de lo que sea, son las gominolas, chocolates, regalices y golosinas gargantuescas de Fiorerosso -que ya debutó en la Expocannabis Sur-, pintiparadas para la gusa post-porrera. No tienen tienda y sólo asisten a ferias, así que aprovecha cuando las veas para meterte en un día más chucherías que en todos tus años de colegio.

No obstante, el bombazo mayúsculo lo dio un producto relacionado con la psiconáutica no cannábica de Herbal Highs.

PREVISIONES DE FUTURO

En cuanto al presente y futuro del sector, la Feria te da tres días (cinco, sumando montaje y desmontaje) para recoger datos y opiniones masivamente. Descubres que las ventas de papelillos transparentes de celulosa pura han caído a plomo y ahora son un producto entre exquisito y minoritario. Que en Madrid seguimos viendo Blunts saborizados en cualquier grow pero casi han desaparecido de ellos en Cataluña por denuncias de las empresas tabaqueras (incluyendo redadas, multazos y precintados de tiendas). Que hay gurús que preven el fracaso de las autoflorecientes en unos años y cosas así. Y, sobre todo, la generalizada preocupación de que las próximas elecciones generales aúpen al poder al partido político que más nos odia (¿será capaz de contradecirse a sí mismo perjudicando a un sector económico en pleno auge?).

En relación con los LEDs para indoor, todo el mundo coincide en que les faltan aún tres años de evolución para ser un producto viable, aumentando prestaciones y bajando precios. En su lugar se notó un aumento de interés por un clásico por excelencia, el tubo fluorescente (en eso los de Secret Jardín fueron los amos, aunque este año se centraran más en su gama de armarios. En Barcelona tendrán más competencia y quizá stand más grande).

Lo que despierta infinita expectación es la llegada de los equipos de plasma, con nutrida rumorología. Que el estadio del Ajax los usa para su iluminación, que su precio arrancá en 1.000-1.200 € pero en unos años bajará, que uno sólo no gastará ni 50W pero servirá para una habitación entera… El catálogo de Hortitec los cita por cumplir y vimos un prototipo en Barcelona hace año y medio, pero no hemos vuelto a tener delante ninguno ¡y lo esperamos! ¡¡¡YA!!! ¿Estarán aterrorizados los fabricantes de balastros y bombillas de alta presión?

La organización fue impecable como en las demás ediciones de Expocannabis y la atención prestada tanto a expositores como al público fue eficiente y muy profesional.