La Escuela de Medicina de Harvard ha publicado en este mes de junio un reporte llamado “Marijuana Medicinal, Hechos sobre el Cannabis, el THC y el CBD”, en la forma de una guía fácil de leer, que desmenuza la ciencia para responder las preguntas más frecuentes sobre esta planta.

La Escuela de Medicina de Harvard ha publicado en este mes de junio un reporte llamado “Marijuana Medicinal, Hechos sobre el Cannabis, el THC y el CBD”, en la forma de una guía fácil de leer, que desmenuza la ciencia para responder las preguntas más frecuentes sobre esta planta.

El documento propone que la inhalación del Cannabis Medicinal es la vía óptima para su administración, planteando que la flor de la planta de cannabis produce una resina pegajosa que contiene el espectro completo de cannabinoides y otros compuestos con posibles propiedades terapéuticas, como los terpenoides aromáticos y que esta flor seca se puede usar por medio de la vaporización, calentando el cannabis seco a una temperatura por debajo de su punto de combustión para expulsar una fina niebla o vapor, que luego se inhala. Esto se puede hacer con vaporizadores, que son similares a los cigarrillos electrónicos utilizados para vapear la solución de nicotina.

La inhalación es el método de acción más rápido, si se vaporiza el cannabis, los cannabinoides ingresan al torrente sanguíneo rápidamente, sin pasar por el intestino y el hígado. Continúa el reporte planteando que con la vaporización se sienten los efectos de los productos vaporizados en segundos o minutos. Alcanzando el punto máximo de concentración en la sangre en tan solo 30 minutos, según el reporte.

Te puede Interesar  ¿Por qué vapear es mejor para tu cartera que fumar?

En comparación con las otras vías de administración, como la sublingual u oromucosal, que tiene efectos entre 15 a 45 minutos, o la oral o comestible, con efectos a partir de entre una hora a tres horas, la administración por la vía vaporizada, de acuerdo con la ciencia actual, continúa siendo la más adecuada para aquellas enfermedades que requieren de concentraciones sanguíneas de rápida acción como la epilepsia y el Parkinson, entre otras.

Por otro lado, la vía vaporizada, de acuerdo con el reporte de Harvard, tiene el beneficio de mantener de forma segura los efectos del cannabis medicinal en el paciente por mayor lapso, con una duración de los efectos entre dos a cuatro horas, en comparación con la sublingual u oromucosal que mantiene los efectos entre noventa minutos y 2 horas. En contraste, la vía oral o comestible, aunque puede sostener los efectos del cannabis por un tiempo más prolongado que la vía vaporizada, presenta el riesgo de que los pacientes inexpertos ingieran cantidades de Cannabis superiores a las recetadas, para compensar la lentitud de la entrada en acción de los componentes activos de la planta, llevando a los pacientes a riesgos de intoxicación.

A pesar de lo anterior, el reporte señala que, si bien los síntomas de estar intoxicado con cannabis pueden ser extremadamente incómodos e inquietantes, no se han asociado directamente sobredosis fatales por consumo de cannabis.

Es importante que nuestras autoridades se nutran del desarrollo de la ciencia, no solo en torno a los beneficios que para algunos pacientes presenta la planta del cannabis, sino también sobre las vías de administración de la planta.

Te puede Interesar  10 razones por las que vapear con tu pax 3 es más sano que fumar hierba

Resulta de vital importancia para la comunidad de pacientes, que utiliza esta planta medicinalmente, que las políticas públicas que diseñen nuestras autoridades sean integrales y contemplen las necesidades de los pacientes en primer lugar.

Si fallamos en el diseño de la política y prohibimos, en lugar de regular la vaporización de la flor de cannabis, aquellos pacientes que requieran esta vía de administración se verán obligados a buscarla en el mercado negro, lo que conlleva enormes riesgos de salud pública, tal como fueron evidenciados en el 2019 en los Estados Unidos por el consumo de THC adulterado con acetato de vitamina E.

Fuente