No es la primera vez que la gremial se opone a la comercialización de cannabis en farmacias

El gobierno anunció la semana pasada que desde mayo se podrá comprar un gramo de marihuana a $34 en las farmacias. En respuesta a esto, la organización que nuclea a los químicos farmacéuticos (Asociación de Química y Farmacia del Uruguay) cuestionó nuevamente el expendio de cannabis en esos establecimientos y solicitó al Poder Ejecutivo reconsiderar la medida.
 
“Es imprescindible rever la ley que propone que la farmacia pase de ser un lugar de incentivo de una vida saludable y dedicada a la prevención de la salud y la mitigación y cura de la enfermedad, a ser un distribuidor de una sustancia psicoactiva de uso recreativo”, señaló un comunicado divulgado el martes por la organización.
 
“Cuando el gobierno habla de acuerdos con los farmacéuticos se refiere a los propietarios de la farmacia y no a los profesionales químicos farmacéuticos, quienes somos los responsables técnicos de dichos establecimientos”, advirtieron los técnicos entre una serie de críticas a la medida.
 
La semana pasada el gobierno informó la adjudicación de dos licencias para producción y distribución de marihuana con el objetivo de ser comercializada en farmacias de todo el país. La venta de cannabis fue consagrada en la ley 19.172 impulsada durante el gobierno del expresidente José Mujica (2010-2015).
 
Durante el proceso fueron 22 las empresas que aspiraron a obtener las licencias. Los adjudicatarios fueron las empresas Iccorp y Simbiosys, quienes podrán producir un máximo de 2 toneladas de marihuanas al año.
 
El 60% de la ganancia será para la empresa, el 30% para la farmacia que lo venda y el 10% para financiar al Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca).
 
Según los químicos farmacéuticos, “la venta libre de la marihuana de uso recreativo no condice con las políticas en relación a otras sustancias de consumo legal altamente usadas por la población”. En particular fueron mencionados el tabaco y el alcohol. La lucha antitabaco fue el centro del mensaje del presidente Tabaré Vázquez durante su exposición ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.