Como os hemos venido contando estas pasadas semanas, muchos países, sobre todo latinoamericanos, han estado pendientes del proyecto de ley que se votaba ayer miércoles en Uruguay para la regulación de la producción, el comercio y el consumo de marihuana. Pues bien, la ley, aunque aún debe ser aprobada en el Senado, ha salido adelante. Uruguay se convierte por tanto enel primer país de América Latina en abandonar el prohibicionismo total en política de drogas.

El Estado monopolizará el negocio del cannabis, el autocultivo estará permitido y los usuarios podrán comprar el producto para uso propio en las farmacias.

Una de las razones más influyentes que han determinado esta decisión es la oleada de violencia que sufre desde hace tantos años Latinoamérica debido al tráfico de drogas. Este hecho ha impulsado a presidentes como el de Guatemala, Otto Pérez Molina, o el expresidente de México Vicente Fox, auténtico abanderado de estos movimientos pro-legalización, a encabezar una auténtica lucha a favor de una regulación total y absoluta del consumo de marihuana. Aunque de momento sólo Uruguay lo ha conseguido, ya es mucho que haya un primer país, y esperemos que sean muchos los que vayan detrás. “Estamos en un contexto de aumento de los decomisos y de presos por tráfico de drogas y sin embargo el fenómeno no cesa, la inseguridad pública y el consumo han aumentado”, explica Sebastián Sabini, uno de los autores principales de la ley y diputado del Movimiento de Participación Popular, integrante del Frente Amplio (FA), la coalición de partidos en el Gobierno. “Era necesario regular un mercado que ya existe para alejar a los jóvenes de las bocas de humo (punto de venta de drogas), cuidar su salud y buscar una alternativa con respecto a lo que se estaba haciendo hasta ahora”.

 

VER TODAS LAS NOTICIAS

 

 

Escrito por César Padial