“Tu Jardín” está patas arriba y los obreros trabajan a contrarreloj para abrir cuanto antes sus puertas en uno de los ejes comerciales de Montevideo. Es la última de una veintena de tiendas de cultivo de marihuana inauguradas en Uruguay en los últimos dos años.

Con la legalización de la producción y venta del cannabis en diciembre de 2013, el entonces presidente José Mujica sembró la semilla de un mercado que crece con fuerza de la mano de jóvenes que ven la marihuana como una manera de vivir.

“Tu Jardín” empezó como sitio web en 2012 y, tras la nueva ley, llegó la primera tienda, en una zona turística al este de Uruguay.

“Sabemos que esto recién comienza y hay mercado para todos”, asegura Marcelo Cabrera, de 34 años, socio de la empresa.
Cabrera, como otros propietarios de “grow shops”, evita dar una cifra de crecimiento del negocio. Todo fue “con mucho esfuerzo y poco a poco, porque los márgenes (de ganancia) son pequeños”, explicó.

“Ha crecido el negocio. Los turistas buscan souvenirs y los locales, todo lo necesario para cultivar y fumar”, afirmó Enrique Tubino, de 29 años, uno de los dos hermanos fundadores de Yuyo Brothers, una tienda pionera en estampar en 2002 la hoja de marihuana en su logotipo.

Te puede Interesar
Uruguay: comenzarán a vender en farmacias "marihuana estatal"

“La ley ayuda: viene gente de Argentina y Brasil a buscar productos acá”, señaló.

“Con la legalización nos hemos hecho agricultores y ahora ¡compramos hasta microscopios!”, bromeó un humorista durante la Copa Cannabis, un concurso que premia la mejor marihuana del año y que en su cuarta edición en Uruguay congregó el 19 de julio a 1.200 simpatizantes, según los organizadores.

“Urugrow” fue la primera tienda dedicada al cultivo de cannabis. Desde 2012 vende su propio sustrato orgánico.

“Fue nuestro primer producto y es el que más vende”, dijo Manuel Varela (26 años), copropietario del negocio que calcula que al principio vendían unos 200 litros semanales de este líquido y ahora ya despachan 1.500.

Actualmente, su mayor inversión es en publicidad “para tener presencia en un momento en que está llegando mucha competencia”.

Marcas especializadas en el cultivo de marihuana y firmas del sector agrícola en general ven en este país un mercado a explotar.

La AFP pidió datos de ventas a estas empresas, pero no fueron proporcionados.

Uno de los terrenos más inciertos es todavía el comercio de semillas, que no está prohibido, pero tampoco regulado, por lo que se recurre a una importación en el limbo de la ley.

“Se podrían importar si en el exterior no fuera ilegal exportarlas”, dijo Laura Blanco, presidenta de la Asociación de Estudios del Cannabis.

Te puede Interesar
¿Por qué las farmacias uruguayas no quieren vender marihuana (aunque pueden)?

Los folletos de los bancos de semillas proliferan y es fácil encontrar quién las comercializa. Otra alternativa es hacer la compra por Internet.

En Uruguay hay unos 20.000 autocultivadores, según cálculos de AECU, y unos 15 clubes de cultivo colectivo con derecho a plantar hasta 99 plantas cada uno.

Fuente