El gobierno uruguayo adjudicó el jueves el cultivo de marihuana a dos empresas privadas y anunció que la venta de cannabis en las farmacias empezará en unos ocho meses.

  Se trata de “un paso fundamental”, destacó en la presentación el prosecretario de la Presidencia de la República y presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Juan Andrés Roballo.

  “La implementación de la ley de regulación del cannabis tiene por objeto principal la regulación de su consumo con el fin de implementar una política que garantice la salud y reduzca el daño”, enfatizó Roballo.

  En una licitación, las empresas Simbiosis e INCORP, ambas con participación de inversores uruguayos y extranjeros, fueron seleccionadas por el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) para cultivar hasta dos toneladas por año.

  La plantación se realizará en un predio del ministerio del Interior, que se hará cargo de su seguridad, en el departamento de San José (sur), vecino a Montevideo.

  Por iniciativa del entonces presidente José Mujica (2010-2015), el Parlamento de Uruguay aprobó en diciembre de 2013 una ley pionera que regula la producción y comercialización de marihuana bajo supervisión estatal.

  El gobierno de Tabaré Vázquez, quien asumió en marzo pasado, había aplazado sin fecha la venta de marihuana en las farmacias para que el proyecto se implementara con éxito.

Te puede Interesar
Uruguay: florece mercado en torno al cannabis

  Vázquez, médico oncólogo de profesión, dijo tiempo atrás que le parece “insólito” que la norma fije las farmacias como puntos de venta, aunque “si la ley lo autoriza, así será”, puntualizó.

  La ley fija límites estrictos para el cultivo personal (seis plantas), los clubes de membresía (hasta 45 socios) y el expendio en farmacias (hasta 40 gramos mensuales por usuario).

  Mujica considera un fracaso la guerra a las drogas y apostó por un “experimento” que le robe parte del mercado al narcotráfico.

Fuente