Maximiliano S. ha sido condenado a siete años de cárcel tras amasar una fortuna vendiendo estupefacientes de forma on line

Increíble, pero cierto. Un joven alemán de 20 años montó desde su habitación un pequeño imperio de la droga en Leipzig. Amasó una fortuna de cuatro millones de dólares gracias a los 914 kilos de hachís, éxtasis, cocaína, LSD o pastillas con receta que logró vender on line.

Los medios locales ya han apodado a Maximiliano S. como “el traficante de la habitación” por su actividad criminal que ha llevado a cabo desde 2013 hasta 2015. Este febrero la policía logró capturarlo con 300 kilos de droga en el apartamento de la madre y ahora el Tribunal Superior de Leipzig le ha condenado siete años de cárcel.

Para ocultar sus huellas, el joven alemán alquilaba servidores de un ordenador en Holanda, utilizaba direcciones IP de toda Alemania, cifraba su correo electrónico, enviaba la droga por correo certificado, cobraba con la moneda virtual Bitcoin y después escondía el dinero en cuentas bancarias con una identidad falsa.

Según informa el rotativo alemán Bild, la policía logró atraparlo porque uno de sus envíos se quedó en la puerta de un destinatario y los vecinos se descubrieron la sorpresa al abrir la caja. Aunque todavía no han podido identificar a su proveedor.

Te puede Interesar
Cannabis postal: mandaron semillas de marihuana desde España

Durante el juicio, el juez confesó que no apreció arrepentimiento en el joven ante el tribunal. Incluso le cazaron sonriendo. En la evaluación psiquiátrica se le describió como una persona que carecía de madurez emocional y con un comportamiento social perturbado.

“Al final se trataba de una sola cosa, quería ser el más grande y mejor en el tráfico de drogas on line”, afirmó el fiscal Andre Kuhnert.