En preparación a la XVIII Conferencia Internacional sobre VIH/SIDA, que tendrá como sede la ciudad austriaca de Viena del 18 al 23 de julio, un grupo de expertos internacionales se han pronunciado sobre la Guerra contra las Drogas.

Según este panel, que ha publicado la Declaración de Viena para llamar la atención de gobiernos y encargados de las políticas nacionales sobre este tema, “no hay evidencia que mayor fiereza en la aplicación de la ley reduzca significativamente la prevalencia en el uso de drogas”.

El grupo está integrado por personalidades como Françoise Barré-Sinoussi -ganadora del Nobel de Medicina en el 2008 por el descubrimiento del virus de la Inmunodeficiencia Humana junto con Luc Montagnier-; Michel D. Kazatchkine -director ejecutivo del Fondo Global para la Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria- y Julio Montaner -presidente de la International AIDS Society-.

Según el documento, “está creciendo el número de países donde se inyectan drogas ilegales; siendo las mujeres y los niños cada vez más afectados”.

El VIH se está extendiendo rápidamente en regiones como Europa Oriental y Asia Central, donde el contagio puede llegar al 70% entre personas que se inyectan drogas.

Para este grupo de expertos, es evidente el fracaso de la prohibición de drogas para reducir su producción y consumo y ha causado confusión en el público y costado un número incontable de vidas, por lo que exhortan a buscar alternativas para abordar el problema del consumo basadas en la evidencia y sin las limitaciones de la ideología o los prejuicios.

Las peticiones de la Declaración de Viena se dirigen a los organismos internacionales y la propia ONU y según el documento publicado en Internet, se solicita:

Emprender una revisión transparente de la efectividad de las actuales políticas de drogas.

Implementar y evaluar un enfoque empírico de salud pública, que encare los estragos individuales y de la comunidad provenientes del uso de drogas ilícitas.

Despenalizar a los consumidores de drogas, aumentar progresivamente las opciones de tratamientos de dependencia, basados en pruebas, y se supriman los centros de tratamientos obligatorios, ineficaces, que violan la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Que categóricamente se apoye y amplíen los fondos para la implementación de un paquete exhaustivo de intervenciones VIH enunciadas en la Guía de Objetivos de OMS, ONUDD y ONUSIDA.

Se involucre, de manera significativa, a la comunidad afectada, en el desarrollo, monitoreo e implementación de servicios y políticas que impactan sus vidas.

El ex presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, el expresidente mexicano Ernesto Zedillo (1994-2000 y el colombiano César Gaviria (1990-1994), quienes forman parte de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, en días pasados firmaron esta Declaración.

Fuente