Un hombre australiano, que dio aceite de cannabis medicinal a su hija de dos años que tiene cáncer, puede ir a la cárcel, informa ‘Mirror‘. El padre, Adam Koessler, ha explicado que de esta forma intentó aliviar el dolor de la niña y asegura que el cannabis ayudó a mejorar considerablemente su estado.

Ante los dolores de la niña, su padre, Adam, le mezcló aceite de marihuana con coco. “Lo único que pretende era aliviar su dolor”, dice Koessler y ha asegurado a The Mirror que la mejoría de la niña fue “milagrosa”.

“Empezó a comer y a ganar peso. Su energía creció y quería ir conmigo a todas partes en lugar de quedarse acurrucada, como siempre. Además, su piel cogió color y sus ojos volvían a brillar de nuevo”, ha declarado tras ser detenido.

La familia viajó a Brisbane para que su hija obtuviera un tratamiento adicional, y ese mismo día Adam Koessler fue detenido en el hospital durante la consulta con el oncólogo de Rumer.

Desde entonces, ha sido acusado de suministrar drogas peligrosas a una persona menor de 16 años y estar en posesión de drogas. La próxima semana deberá enfrentarse a los tribunales.

No obstante, tras ser acusado, Koessler no puede tener contacto con su hija que ahora está en cuidados intensivos porque su salud ha empeorado.

Casi 40.000 personas han firmado una petición solicitando al primer ministro de Queensland y al ministro de Justicia, Jarrod Bleijie, que intervengan, afirmando que es “inhumano e injusto” alejar al padre de su hija “durante una enfermedad tan grave”.