Una nueva muestra de la ridiculez de las leyes antidroga. El juzgado de lo Penal 4 de Pamplona ha condenado a un hombre sin antecedentes penales a un año de cárcel por un delito contra la salud pública al haber vendido una pieza de hachís valorada en 10,76 euros y por la que cobró 10.

Los hechos se remontan a febrero del pasado año y sucedieron, según declara probado el fallo, en la Plaza del Castillo de Pamplona.

Allí A.M. vendió a una persona un trozo de 2,11 gramos de hachís a cambio de 10 euros aunque la sentencia considera que su valor era de 10,76, al tiempo que también precisa que ésta es una droga catalogada como “no gravemente nociva para la salud de los consumidores”.

El hombre ha sido condenado a 12 meses de prisión, accesorias, costas y multa de 20 euros, si bien la sala ha acordado la suspensión de la pena de privación de libertad por un plazo de dos años, por lo que apercibe al procesado que si en este tiempo incurriera en otro delito la suspensión será revocada y la pena ejecutada.

Fuente