La Guardia Civil intensifica la vigilancia en todo tipo de carreteras y a cualquier hora del día o la noche

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha hoy una nueva campaña especial de control y vigilancia del consumo de drogas y alcohol entre conductores, que se prolongará hasta el próximo domingo, según informó el Ministerio del Interior, y que en la comunidad supondrá la realización de más de 2.500 pruebas al día en cualquier tipo de carretera y a cualquier hora de la jornada.

La campaña, que se enmarca dentro del calendario anual de acciones que la DGT realiza sobre seguridad vial, contará con la participación de los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que intensificará la realización de pruebas de verificación sobre consumo de alcohol y drogas en carretera.

El subdirector adjunto de Investigación e Intervención de la Dirección General de Tráfico, Juan Carlos González Luque, acudirá hoy a una carretera madrileña para supervisar la puesta en marcha de esta campaña a nivel nacional.

Galicia es la tercera autonomía con más positivos por drogas al volante, tras Andalucía y Comunidad Valenciana. De hecho, durante el primer fin de semana de este mes de diciembre, 56 personas sorprendidas en los controles de la DGT acabaron denunciados. Dos de ellos iban acompañados de parejas e hijos menores y sus coches fueron inmovilizados.

Las sustancias más consumidas son el cannabis, cocaína, anfetaminas, metanfetaminas y opiáceos. La intención de las autoridades de Tráfico es que este tipo de test se vayan generalizando hasta convertirlos en algo tan habitual como el control del consumo de alcohol al volante.

Te puede Interesar
Condenan al Estado por una denuncia de cannabis errónea

En la última campaña de vigilancia especial de este tipo, que tuvo lugar entre el 12 y el 14 de agosto de este año, se realizaron en Galicia 8.151 controles de alcoholemia y 94 de drogas, de los que resultaron positivos 154 y 48, respectivamente. En 2015, el 43,1 % de los conductores fallecidos en accidentes de tráfico presentaron tasas de alcoholemia superiores a la permitida, mientras que la cifra asciende hasta el 46,4 % en el caso de los peatones fallecidos.