Investigadores del MIT lograron “hackear” la red Tor, consiguiendo mapear con un 99% de precisión los usuarios de la red Tor y su respectivo trafico, pese a que esto no significa que hallan podido identificar a los usuarios de la red.

Pese a que este ejercicio esta basado en suplantar a los nodos por los que la información sale de la red Tor y analizar los patrones del trafico que pasa a través de él, esto no compromete la integridad de la red ni de la encriptación usada, pero el hecho de que el estudio pudiera determinar con un 88% de exactitud los servicios a los que accedían los usuarios basándose unicamente en la huella de los paquetes de la red, puede hacer que quienes usen este tipo de servicios se lo piensen dos veces antes de pensar que están accediendo de manera anónima al internet, mercados como Agora pueden estar en peligro.

La red Tor esta profundamente ligada al ámbito del bitcoin ya que este entró principalmente en funcionamiento como sistema de pago en este tipo de entornos debido a que permite transmitir valor sin la necesidad de relacionar las transacciones con identidades (como es el caso con las tarjetas de los bancos o con cualquier plataforma de pagos convencional), sin embargo, a la par del desarrollo del ecosistema del bitcoin están surgiendo tecnología para rastrear transacciones como Blocktrail y servicios para burlar estas tecnologías como el prestado por el exchange Mint.

La privacidad se esta convirtiendo en un sector de negocios y las tecnologías asociadas al bitcoin desde el inicio han sido jugadores adelantados en la materia, bitcoin en su tiempo fue una herramienta importante para la privacidad y ahora hay proyectos como Dash que planea llevar la privacidad en las criptodivisas a un nuevo nivel, tambien tenemos servicios de pagos anónimos como las mezcladoras de bitcoin, que se encargan de poner una capa adicional de transacciones para hacer difícil reconstruir las transacciones originales a través de la inspección de la cadena de bloques (como el caso de bitmixer) o las funciones de anonimato de los mismos servicios como el de Coinkite.

En cuanto al manejo de archivos, hay proyectos como el de maidsafe y storj que buscan brindar a través de las tecnologías de cadena de bloque un manejo anónimo de archivos, que de alguna manera podrían convertirse en un nuevo Tor funcionando respaldadas en una cadena de bloques.

Podría estar en la tecnología del bitcoin el Tor 2.0?, solo lo sabremos de llegar a buen término los proyectos que lo están intentando. El juego de la privacidad es un tema que actualmente la gente no entiende muy bien y por ello no le da la importancia que realmente merece.

Fuente