En algunos casos producen efectos secundarios que son incompatibles con la conducción

Conducir bajo los efectos del alcohol o de las drogas es una de las mayores faltas que puede cometer un conductor al considerarse un delito contra la seguridad vial. El artículo 379 del Código Penal contempla penas para el infractor que van de 3 a 6 meses de cárcel y la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores entre 1 y 4 años. Además, acarrea una multa económica de 1.000 euros y la retirada de seis puntos del carnet de conducir al considerarse una falta muy grave, según recoge el artículo 77 del Código de Tráfico y Seguridad Vial.

No todos los conductores toman en consideración el peligro que supone ponerse al volante habiendo consumido alcohol o drogas. La Dirección General de Tráfico (DGT) constata con los datos en la mano que estas sustancias están detrás de múltiples accidentes en las carreteras españolas. Los análisis toxicológicos realizados a 751 personas fallecidas en 2018 en accidente de tráfico (535 conductores, 143 peatones y 73 acompañantes) muestran que el consuno del alcohol, otras drogas y psicofármacos sigue influyendo negativamente en la seguridad vial. Más de 43% de los conductores fallecidos dieron positivo por consumo de alcohol, drogas de abuso o psicofármacos, ahonda la DGT en base a los últimos datos estadísticos consolidados.

El cannabis y la cocaína fueron las sustancias estupefacientes detectadas en mayor medida en los conductores fallecidos, un 60% y un 51%, respectivamente. Sin embargo, sorprende que ciertos medicamentos, incluso los que no precisan receta médica y que podemos adquirir en la farmacia para aliviar nuestras dolencias, pueden dar un falso positivo en un control de drogas, asegura la Asociación Española de Automovilistas (AEA). Son medicinas de lo más común, como los analgésicos, antigripales o ansiolíticos, que solemos guardar en nuestro botiquín. Lo mismo sucede con los antihistamínicos que guardamos para tratar las alergias, o con los antidepresivos, relajantes musculares, antiepilépticos, antipsicóticos y antiparkinsonianos.

Te puede Interesar  ¿Puede la marihuana del domingo dar positivo el lunes?

El apunte

Analgésicos, antigripales o ansiolíticos que guardamos en casa pueden acarrearnos problemas al volante

Estos medicamentos pueden disminuir la capacidad para conducir de forma segura ya que en muchos casos tienen los siguientes efectos adversos:

– Somnolencia

– Dificultad de concentración o para permanecer alerta

– Visión doble o borrosa

– Sensación de vértigo

– Disminución de reflejos: lentitud de reacción

– Falta de coordinación, sensación de inestabilidad

– Desvanecimientos, mareos

Los envases de dichos medicamentos tienen que informar sobre los efectos negativos que el fármaco tiene sobre la conducción incorporando un símbolo o pictograma con el dibujo de un vehículo dentro de una señal de peligro. Es obligatorio desde 2007 cuando la Agencia Española del Medicamento impulsó un programa informativo dirigido a los conductores.

Efectos secundarios aparte, estos medicamentos pueden dar falsos positivos a anfetaminas, metilanfetaminas, metadona, opiáceos, fenciclidina, barbitúricos, cannabinoides y benzodiacepinas, advierte la AEA. Los fármacos (entre paréntesis el nombre comercial) que pueden dar error por consumo de drogas en una analítica de orina son los siguientes:

-Bromfeniramina (Ilvico)

-Bupropion (Zyntabac, Elontril)

-Clorpromazina (Largactil)

-Clomipramina (Anafranil)

-Dextrometorfano (Romilar)

-Difenhidramina (Bisolvon Antitusivo Compositum y otros)

-Doxilamina (Cariban, Dormidina y otros)

-Ibuprofeno

-Naproxeno

-Prometazina (Actithiol Antihistamínico, Fenergan Expectorante)

-Quetiapina (Seroquel)

-Ofloxacino (Surnox)

-Ranitidina

-Sertralina

-Tioridazina

-Trazodona (Deprax)

-Venlafaxina

-Verapamil

Si bien la Ley de Tráfico establece la prohibición de conducir con la presencia de drogas en el organismo, han quedado excluidas aquellas sustancias que se utilicen bajo prescripción facultativa y con una finalidad terapéutica, siempre que se esté en condiciones de utilizar el vehículo adecuadamente. En España, un 17% de los conductores sometidos a un control antidrogas dan positivo, de ellos un 2% lo hace tras haber ingerido medicamentos. Por ello, la Dirección General de Tráfico (DGT) advierte a través de sus campañas informativas sobre los efectos de las drogas en la conducción.