Tailandia se ha adheridoal grupo de naciones líderes del mundo al establecer el contenido deTHC per mitido a 1.0% en peso seco, según reciente anuncio del Comité de Control de Narcóticos del País (NCC).

Este anuncio clarifica la anterior confusión sobre el máximo nivel de THC permitido, revocando y reemplazando reglas previamente consideradas, las cuales variablemente consideraban el máximo contenido de THC en el cáñamo a un 0.1%, 0.2% o 0.3%, por peso seco, incluyendo flores y follaje.
Este movimiento legislativo afectaría en gran parte el potencial de Tailandia sobre industria del CBD.

Pureza y Análisis

Adicionalmente a mantenerse por debajo del máximo tolerado de 1% THC, los productos con CBD deben mantenerse 99% puros, como lo menciona la ley. Una regulación adicional requiere que todos los productos sean testeados para THC en un laboratorio acreditado.

La NCC argumenta que esta regla frente al contenido de THC no será forzada a cultivos o semillas de cáñamo certificadas que fueron aprobadas, previo a la reciente modificación de la ley.

Técnicamente, este cambio significa que los extractos de aceite de CBD obtenidos del cannabis no serán considerados como sustancias narcóticas bajo el Acto de 1979 de Narcóticos de Tailandia.

Dentro de las ‘Naciones Líderes’

Al elevar el contenido permitido de THC, Tailandia se une al grupo de naciones líderes en políticas con respecto al cannabis, como Uruguay, Suiza y Australia al establecer el nivel nacional de tolerancia más alto para el THC.
En naciones alrededor del mundo donde el cáñamo es legal, 0.3% THC es considerado como el límite general permitido. La mayoría de naciones Europeas operan bajo un 0.2% THC, sin embargo en la Unión Europea las reglas y reglamentos se mantienen confusas.

Te puede Interesar
Pruebas de que el cannabis se originó en el Tibet

Oficiales del gobierno Tailandés han mencionado que su intención es permitir que los extractos de cáñamo sean utilizados en la medicina, cosméticos y
comida, considerando de esta forma, al cáñamo como un cultivo comercial.

Así mismo, mientras estos recientes cambios muestran a Tailandia como una excitante posibilidad para invertir, no será fácil explotar el potencial del país con respecto al cáñamo, particularmente relacionado al CBD.

Reglas de Protección

Para comenzar, las regulaciones generales que afectan la inversión, ventas, importaciones, exportaciones y posesión de productos basados en el
cannabis ya son restrictivos de por sí. Las reglas, por ejemplo, restringen la posibilidad de importar CBD hasta el 2024, dándole a Tailandia un periodo para establecer operaciones de comercio dentro del país, gracias al bloqueo de productores internacionales frente a un mercado potencial de 70 millones de personas.

Adicionalmente, se mantiene poco claro cuando los consumidores Tailandeses tendrán la oportunidad de comprar productos con CBD. Regulaciones relacionadas al acceso por parte de pacientes medicinales aún necesita ser escrita, indicando inicialmente que el CBD requerirá prescripción médica de alguno de los 1200 doctores entrenados en el uso de cannabis medicinal.

Conflicto de confianza

Productores de CBD deben obtener licencias para la producción de cannabis, las cuales son severamente controladas por el gobierno. En el presente existen solo unas cuantas licencias para la producción en Tailandia, entre estas agencias para la salud del sector público y hospitales relacionados con instituciones académicas.

Te puede Interesar
Myanmar: posible pena de muerte en cultivo de cannabis

Finalmente, el gobierno Tailandés no permitira inversiones internacionales directas, lo que significa que los interesados en el mercado del CBD tendrán que
establecer sus operaciones con socios locales del sector público, teniendo en cuenta la corrupción de este. Tailandia obtuvo un 36/100 en el Índice de Transparencia Internacional sobre la Corrupción Percibida en 2019, otorgando al sector público de este país la posición 99 de 180 países evaluados.

Por sobre estos desafíos, varias compañías internacionales han mencionado ya estar en terreno, y que el capital de inversión estaría fluyendo dentro del
país para ayudar a las empresas de cannabis.

Fuente