En Suiza el consumo de marihuana es ilegal, sin embargo se estima que unas 300.000 personas lo hacen regularmente en las grandes ciudades helvéticas. Uno de cada seis jóvenes confirma haber fumado un porro en los últimos seis meses. Y uno de cada tres suizos confiesa haberlo hecho alguna vez en su vida.

Es por esto que en Zúrich, Basilea, Ginebra y Berna las autoridades sanitarias buscan “nuevas ideas y actuar contra lo que consideran una situación hipócrita”. Para el columnista Basil Weingarten, las políticas restrictivas y la prohibición de su venta, no ha hecho más que agravar la situación. Se vende y consume en la clandestinidad acarreando problemas que van desde la falta de educación y prevención, hasta tráfico de drogas. Es por esto que saluda la iniciativa del programa piloto de la ciudad de Berna de distribuir cannabis de forma controlada. En esta ciudad, las farmacias podrían venderlo -de forma provisional- a un grupo de hasta 1.000 fumadores mayores de 18 años, residentes en la ciudad y que sean ya consumidores habituales.

Las farmacias son los puntos de distribución idóneos“, defienden las autoridades. “Gozan de la confianza de la población, disponen de los conocimientos necesarios en materia de estupefacientes y cuentan con dispositivos de control y seguridad”, explica Franziska Teuscher, desde el ayuntamiento.

Te puede Interesar
El modelo suizo de política de drogas

El cannabis se compraría a productores suizos que lo cultivan para fines científicos o también importada. La implementación está todavía en discusión y explican que el objetivo es reducir el consumo por lo que necesitan estudiar las formas de consumo para buscar posibilidades de prevención y atacar también al mercado negro de venta.

Bajo pedido de la ciudad, la Universidad de Berna, se encargará de desarrollar el proyecto cuyo objetivo sería el de investigar los beneficios y consecuencias de la distribución controlada. En unos tres a cuatro meses se esperan los primeros resultados.

Además, los responsables de la capital quieren coordinar el proyecto con otras ciudades que trabajan en iniciativas similares. En Basilea se planea la distribución experimental a adultos que consumen con fines terapéuticos como para paliar los dolores asociados a la esclerosis múltiple. Los proyectos piloto en Ginebra y Zúrich incluirían a jóvenes y adultos que lo consumen con fines recreativos, así como a jóvenes con riesgo de adicción.

La última palabra la tiene el Estado que es el responsable de emitir una autorización especial, ya que la ley de estupefacientes prohíbe el consumo de marihuana en Suiza. Desde los ambientes conservadores, sobre todo el partido de derecha conservadora UCD (Unión Democrática de Centro), ya han anunciado que se opondrán.

Te puede Interesar
El cannabis y las ciencias médicas a finales del siglo XIX (I)

Los que están a favor de la implementación de estos proyectos recuerdan que en los años 90 varias ciudades lanzaron programas de distribución controlada de heroína a los toxicómanos graves. Aquella iniciativa pionera se convirtió en noticia en el mundo entero ya que ha dado resultados positivos y por eso defienden que se haga lo mismo con el cannabis.

El uso médico de la planta es legal y aceptado desde 2008 pero únicamente con fines médicos y de manera controlada y limitada. El Gobierno suizo y la mayoría de la cámara baja del Parlamento están a favor de examinar, con un proyecto piloto, si es factible una autorización de los medicamentos a base de cannabis. En otros países de Europa como Alemania, Italia, Portugal y Gran Bretaña su uso médico es legal.

Fuente