Por primera vez ha sido aceptado que un paciente con dolor no tenía otra alternativa que consumir cannabis como tratamiento. Andres Thorn, de 36 años y residente en la ciudad de Vasteras, fue absuelto en primera instancia por la Corte del Distrito de Vastmanland de la acusación de cultivo ilegal de cannabis en su domicilio para su propio consumo. Lo cultivaba y consumía para aliviar los dolores que padecía desde que tuvo un accidente de moto hace 20 años. Desde entonces vive confinado en silla de ruedas. El cannabis parece ser el único medicamento que le resulta eficaz. Thorn ha sido tratado con todos los fármacos legales existentes sin éxito.

La sentencia obliga a la policía a devolverle unos 100 gramos de cannabis que le habían incautado de su cosecha. Esto es inaudito en Suecia, país con una de las leyes sobre drogas más duras del mundo occidental. Incluso para mero consumo la pena máxima puede llegar a los 6 meses de cárcel. Los medicamentos a base de cannabis permitidos son solo el Sativex y el THC (Marinol), ambos difíciles de conseguir y caros, y que los enfermos deben costearse por ellos mismos.

www.cannabis.se del 28 de agosto de 2015

Fuente IACM