Pregunta: Te escribo porque me gustaría conocer el estado de mis plantas después de un torrido verano. He dejado las plantas todo agosto con riego por goteo y cuando he llegado su aspecto era algo amarillento… No he encontrado plagas y no se si su estado es el óptimo. Mezclé guano de murciélago con la tierra justo antes de marcharme y les hice un par de abonados extra con potenciadores de floración y de raíces.. No se si en las fotos podrás apreciar su estado pero me gustaría saber si hay algo extra que tenga que hacer con ellas. Saludos y mil gracias.

riegogot

 

Respuesta: Bueno, pues no tienes que preocuparte de nada, tus plantas están estupendas. Han sufrido el típico “síndrome del goteo”, usual en los sistemas de riego automático por goteo, y cuyas causas y efectos te comentamos a continuación.

Existen dos partes diferenciadas que en combinación producen el síndrome: Por un lado, el agua o solución nutriente que se encuentra en el tanque con seguridad va a cambiar su pH a lo largo de un mes, debido a la evaporación, por ejemplo. También la temperatura del agua, factor poco considerado pero realmente importante, va a disparar el efecto negativo, ya que hemos de tener en cuenta que se encontrará a la temperatura ambiente del cuarto de cultivo o el lugar donde se encuentre el tanque, y a partir de 25ºC comienza a producir efectos indeseados en la absorción de nutrientes por las raíces.

Por otro lado, nos encontramos con que la forma en que se distribuye la humedad por la maceta con un riego por goteo no es precisamente la más eficiente. Para que te hagas una idea, ¿te acuerdas de aquella tortura china de la gota que perfora el cráneo? Pues algo parecido pasa aquí: Cuando el sustrato esta seco, la gota que cae del gotero va penetrando en vertical y haciendo una especie de canal que impide una correcta distribución de la humedad por el resto del sustrato, especialmente las zonas más alejadas del gotero. De hecho, con un solo gotero resultará prácticamente imposible llegar a humedecer todo el medio, con lo que siempre hay partes que quedarán completamente secas. Cuando la raíz penetra en estas zonas la planta empieza a mostrar carencias, sobre todo de Hierro y de Nitrógeno.

Además, dependiendo de cómo hayamos programado los riegos, lo más normal es que siempre haya exceso o defecto de riego. Ambas situaciones también provocan la aparición de síntomas como los que muestras en tus fotos.

La solución es tan sencilla como reiniciar un régimen de riegos correcto que empape bien todo el sustrato y deje los justos períodos de secano entre ellos. En una semana o diez días verás como tus niñas están otra vez verdes y lozanas.