La legalización de la yerba para uso recreativo en California permite eliminar viejas condenas por marihuana o reducir el delito a falta menor. La Fiscalía de Distrito del área de la bahía considera que “la fallida guerra contra las drogas” ha impactado de manera desproporcionada a hispanos y afroamericanos.

Las sentencias por posesión o consumo de marihuana emitidas desde 1975 en el condado de San Francisco serán eliminadas o calificadas como delitos menores gracias a la entrada en vigor de la legalización de la cannabis en California, anunció este miércoles la Fiscalía de Distrito.

La medida retroactiva de eliminación o reclasificación de delito permitirá que personas convictas por lo que a partir de este año ya es legal, puedan borrar esa mancha de sus antecedentes criminales.

El fiscal del distrito del condado de San Francisco, George Gascón, explicó que cerca de 5,000 condenas por delitos graves de marihuana serán revisadas para su reclasificación como falta menor o para revocarlas.

Otras 3,000 sentencias por delitos menores relacionados con la marihuana serán borrados, agregó.

Personas que han manchado sus antecedentes penales por ese tipo de delitos suelen ser rechazados en empleos, beneficios de asistencia social y de vivienda.

El paso que ha dado San Francisco podría ser replicado por otros condados para eliminar viejas condenas por marihuana y que ese récord criminal no sea obstáculo para que los exconvictos puedan reintegrarse a la vida laboral y sean productivos en la sociedad, consideran activistas.

Te puede Interesar
Explosión en una fábrica de aceite de cannabis

La Proposición 64, aprobada por los votantes en noviembre de 2016 y que entró en vigor el 1 de enero de 2018, legaliza la posesión y comercialización de hasta una onza o 28 gramos de marihuana para uso recreativo, así como el cultivo de hasta seis plantas en el hogar para consumo personal.

La nueva ley también establece que las personas condenadas con anterioridad por la tenencia de la yerba pueden solicitar a los tribunales que se eliminen dichos cargos de sus registros, siempre y cuando no representen un riesgo a la seguridad pública, o pedir que el delito sea reclasificado como menor.

El 75% de los votantes del condado de San Francisco aprobó la Proposición 64, el que mayor de aceptación de los 58 condados de California. Sin embargo, en el último año sólo 23 personas habían solicitado ante los tribunales que les eliminen o reclasiquen el delito. En todo el estado la cifra era de 4,885.

publicidad

La fallida guerra contra las drogas

Para la organización Drug Policy Alliance (DPA) los números de quienes han solicitado el beneficio de la ley son bajos debido a que muchas personas no conocen el proceso o el trámite les resulta complicado.

“Por eso, en vez de esperar a que la comunidad actúe, nosotros estamos tomando medidas para la comunidad”, apuntó el fiscal Gascón.

Te puede Interesar
Nueve estados de Estados Unidos decidirán en referéndum sobre la legalización de la marihuana y su uso medicinal

“Mientras que la política de drogas a nivel federal está retrocediendo, San Francisco una vez más está tomando la delantera para deshacer el daño que la desastrosa y fallida guerra contra las drogas ha tenido en nuestra nación y en las comunidades de color en particular”, declaró el fiscal Gascón.

La “guerra contra las drogas” fue una política implementada en 1971 por el entonces presidente Richard Nixon para dos años después crear la Administración para el Control de Drogas (DEA).

La iniciativa de Nixon, que el presidente Ronald Reagan impulsó, abordó el problema de las drogas como una cuestión de seguridad pública y no de salud, lo que conllevo al arresto despropocionado de afroamericanos y al desarrollo de prisiones privadas que han convertido a Estados Unidos, “la tierra de la libertad” (según el himno nacional), en el país con más reos del mundo.

 

Hispanos y negros los más afectados

Un estudio de 2016 de New Frontier Data, una firma de análisis de datos enfocada en la industria de la cannabis, encontró marcadas disparidades raciales en la población carcelaria de California relacionada con la marihuana.

Los hispanos, afroamericanos y blancos consumen y venden marihuana en niveles similares, según la investigación, sin embargo las personas de raza negra son encarceladas solo por delitos de marihuana en mayor proporción.

Te puede Interesar
El consumo legal de marihuana sigue costándole el empleo a mucha gente

La disparidad reflejada en ese estudio, dijo el fiscal Gascón, tuvieron mucho peso en la decisión que tomó para revisar las condenas por marihuana.

“Sabemos que hubo tremendos fracasos en la guerra contra las drogas y penalizamos a grandes sectores de nuestra comunidad”, agregó. “ Y las comunidades afroamericanas y latinas fueron las más perjudicadas por eso”.

Fuente