Varios meses después de que Los Angeles se puso seria en su intento de alejar de la ciudad a la mayoría de sus dispensarios de marihuana medicinal con una serie de nuevas regulaciones, estas tiendas vuelven a surgir.

Un juez recientemente limitó de manera temporal partes de la ordenanza sobre la cual les había llevado años a los concejales ponerse de acuerdo, enfatizando en una decisión publicada el 10 de diciembre que una gran parte de estos colectivos podrían volver a abrirse. El abogado David Welch, en representación de clínicas que demandaron a la ciudad cuando ésta lo obligó a cerrar, dijo que al menos 60 negocios iban a abrir sus puertas y que al menos 10 ya estaban funcionando una escasa semana después de la resolución judicial.

“La decisión del juez tranquiliza a mis clientes de sus temores de que serían arrestados y enjuiciados en el transcurso del litigio”, dijo Welch. “Mis clientes vuelven a la venta”.

Los Angeles ha estado perdida en un laberinto legal relativo con la marihuana medicinal durante todo el año pasado, en parte porque se proponía cerrar más de 430 clínicas durante el verano y porque se tuvo que enfrentar a demandas legales a cada paso.

A pesar de que la ordenanza municipal fue aprobada en enero, Los Angeles se encuentra tan lejos como antes de la solución del problema de cómo regular estos establecimientos. Alrededor de 180 de ellos solicitaron permanecer abiertos, pero sólo 40 cumplieron con los requisitos, que incluyen estar a al menos mil pies de distancia de una escuela, parque u otro sitio de reuniones.

Fuente