He comenzado un tratamiento de quimioterapia y estoy fumando cannabis para aliviar las náuseas y vómitos. Me funciona pero me produce también efectos desagradables de tipo psicológico y querría probar por vía oral ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de esta vía?

Una de las clasificaciones de los fármacos distingue entre sustancias hidrófilas (las que se pueden disolver bien en agua) y sustancias lipófilas (las que se disuelven bien en aceites y vehículos grasos). Todos los cannabinoides naturales pertenecen a esta última categoría y este factor condiciona mucho la forma en la que penetran y se distribuyen en el organismo.

Así, para introducir cannabinoides en el organismo a través de la vía oral es necesario que estos vayan disueltos en vehículos grasos. Comer directamente marihuana (o utilizar té o infusiones) producirá menores niveles de cannabinoides en el organismo que emplear mantequillas, aceites, bombones o cualquier otra preparación rica en grasas. Esta es la forma más eficiente de administrar cannabinoides por vía oral.

Pero la vía oral presenta también algunos inconvenientes que deben ser tenidos en cuenta. En primer lugar la absorción es menos predecible que con la vía fumada, y determinadas personas dependiendo de sus características individuales, o de su peso, o de lo lleno o lo vacío que se encuentre el estómago pueden presentar concentraciones muy distintas de cannabinoides ante una misma cantidad.

Otro factor a tener en cuenta es que la vía fumada permite controlar mucho mejor las dosis administradas. Con esta vía los efectos se manifiestan de forma muy rápida, por lo que si éstos no son suficientes pueden administrarse dosis sucesivas de forma rápida. Por el contrario, si la dosis ha sido excesiva y aparecen sensaciones desagradables, el usuario se dará cuenta en pocos minutos y no empleará cantidades mayores. Sin embargo, al utilizar la vía oral la sustancia debe ser absorbida en el tubo digestivo y distribuida desde allí a todo el organismo, en un tiempo que puede variar entre 45-120 minutos después de la ingesta. Teniendo en cuenta el amplio rango de diferentes potencias de las distintas variedades de marihuana que pueden encontrarse en el mercado, la probabilidad de que los efectos sean escasos o demasiado potentes es mucho más elevada. Además los cannabinoides por vía oral sufren un efecto llamado de “primer paso hepático” que da lugar a su activación al pasar por el hígado. EL tiempo que los cannabinoides se mantienen en el organismo también es mayor que al utilizar la vía fumada y en sobredosificación pueden presentarse efectos hasta 24-48 horas después de la toma.

De hecho los primeros fármacos de prescripción derivados del Sistema Cannabinoide Endógeno (THC sintético y nabilona), que se administran por vía oral, han sido superados por los sprays de administración sublingual (THC/CBD) por las razones ya expuestas. Algunas personas consiguen efectos terapéuticos con vía oral pero en principio no se considera de elección para el uso terapéutico del cannabis. Una alternativa en tu caso sería revisar la medicación convencional, ya que existen distintas opciones para el control de nauseas y vómitos de quimioterapia, algunas de ellas nuevas y de gran eficacia.