Hola:
 
Necesito saber si el agua del descalcificador es buena para el riego ya que trabaja con sal. También tengo una de osmosis. ¿cual es mejor?
 
Muchas gracias y saludos

¿Qué tal?:

Bien, a la hora de elegir, por supuesto un filtro de ósmosis por membrana es de lejos la mejor solución, ya que descalcificadores, aires acondicionados y otros aparatos o sistemas de depuración o que producen agua por condensación suelen dejar algún tipo de residuo o bien los depósitos donde se almacena el agua son susceptibles de contaminación por hongos y bacterias.

Hasta hace poco, los sistemas profesionales de filtrado por ósmosis eran muy caros para la mayoría de los bolsillos. Sin embargo, en los últimos tiempos han aparecido modelos más caseros pero completamente funcionales que son realmente apropiados para la cannabicultura doméstica y que podemos adquirir a partir de 50 euros.

Los sistemas de osmosis contienen filtros que permiten el tratamiento del agua por etapas. Dependiendo de la calidad del filtro (y su precio, claro) pueden tener de tres a cinco etapas. Los mas baratos solo incorporan la etapa 1, la 2 y la 4, lo que provoca que el gasto de agua desechada sea bastante mayor, llegando a perder 4 litros por cada litro de agua limpia. A continuación describimos la función de cada etapa:

Filtro de sedimentos (etapa 1): se encarga de retener partículas en suspensión y protege el resto de lo elementos filtrantes del sistema, incluida la membrana. Realiza un trabajo mecánico de separación de impurezas reteniendo las de mayor tamaño.

Filtro de carbón prensado (etapa 2): su principal función es la de eliminar el cloro y otros compuestos químicos que produzcan mal sabor u olores desagradables en el agua. Protege la membrana del ataque del cloro, que la daña considerablemente.

Filtro carbón granulado (etapa 3): continúa el proceso de filtrado del agua para hacer llegar un agua de buena calidad a la membrana, aumentando su durabilidad y eficiencia, pues garantiza una menor cantidad de agua de rechazo.

Membrana de ósmosis inversa (etapa 4): es el elemento filtrante principal del sistema de tratamiento. Sus poros de 0.1 nm dejan pasar selectivamente las moléculas de agua. Es en esta etapa donde son separados los contaminantes no deseados en el agua, quedando libre de todo compuesto que pueda perjudicar la salud.

Postfiltro remineralizador (etapa 5): elimina posibles sabores residuales del agua, regula el pH y restablece el equilibrio mineral en el agua tratada.

Así pues, con estos sistemas podremos obtener agua con una Ec bajísima o inexistente, lo que nos permite añadir nutrientes a nuestro antojo sin peligro de sobrefertilización o acumulación de sales o carbonatos. Un saludo purificante…