El senado de Puerto Rico aprobó esta mañana la ley que despenaliza el consumo y posesión de marihuana.

La misma reemplaza por sanciones civiles la pena de cárcel por posesión de esta hierba, la cual podía llegar hasta los tres años de reclusión, como reseña el periódico “El Espectador”.

Ahora, los puertorriqueños podrán llevar hasta 14 gramos de marihuana, cantidad limite que se ha considerado para uso personal, sin ir a la cárcel. La sanción por llevarla será netamente civil, con una multa de menos de 100 dólares.

No obstante, si el individuo vuelve a ser encontrado con marihuana en menos de tres años, la sanción aumentará a 200 dólares de multa, o a 300, en una tercera ocasión.

Si bien es una despenalización parcial para muchas, es uno de los pocos países que pueden jactarse de tener dicho reglamento.

Puerto Rico se suma así a la ola despenalizadora y legalizadora que recorre el continente americano.