El representante David Bonilla ha presentado un proyecto que obligaría a los estudiantes del sistema público de Puerto Rico de nivel intermedio y secundario someterse a pruebas para confirmar si consumen drogas como requisito para matricularse.

Bonilla informó hoy en un comunicado que el proyecto presentado en la Cámara de Representantes busca trabajar con el Departamento de Educación (DE) para establecer un programa permanente para la detección de sustancias controladas que permita tratar, rehabilitar y educar a los estudiantes que arrojen un resultado positivo.

“Con esta medida, no buscamos castigar a los jóvenes, sino detectar y atacar a tiempo el problema de uso de drogas para que éstos puedan aprender a desarrollarse como ciudadanos de provecho”, afirmó Bonilla, quien preside la Comisión de Recreación y Deportes.

Agregó que dichas pruebas servirán para alertar a los padres de lo que está pasando con sus hijos y que puedan fijarles responsabilidad para que actúen apropiadamente.

Indicó que si un estudiante rechaza hacerse las pruebas o sale positivo al uso de drogas, el Departamento de Educación deberá exigirle que participe en un plan de orientación, tratamiento y rehabilitación, y podrá someterlo a más pruebas durante el año.

Bonilla recordó que este año, el Tribunal Supremo de Estados Unidos aprobó la realización al azar de este tipo de pruebas entre los estudiantes de escuelas públicas secundarias.

Fuente