La Policía Nacional hizo una redada en el local e intervino diez bolsas de cannabis, 20 de hachís y un frasco de aguardiente de marihuana

El regente de una asociación de consumidores de cannabis de la capital leonesa se enfrenta a cuatro años de cárcel acusado de un delito contra la salud pública al ser intervenidas en su local diez bolsas de cannabis, veinte de hachís y un frasco de aguardiente de marihuana durante una redada policial. Según el escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público a las que ha tenido acceso este medio, la detención se llevó a cabo cuando el local se encontraba abierto al público y, según este relato de hechos, el acusado destinaba estas sustancias a la venta a terceros. La droga ha sido valorada en 635,56 euros y el fiscal solicita para el acusado cuatro años de cárcel y una multa de 1.000 euros.

La defensa, por su parte, manifiesta su total disconformidad con los hechos expuestos por el fiscal y sostiene que el registro policial llevado a cabo en este local se realizó sin autorización judicial y sin consentimiento del titular. Recuerda la representación legal del procesado que se trata de un club privado, el domicilio social de una asociación y no un bar o una cafetería abierta al público. Según la defensa, «esa sede fue objeto de una actuación policial y redada sin cobertura jurídica alguna, llevando a cabo la misma por la fuerza, y en suma un registro sin cobertura jurídica alguna, siendo tal actuación nula de pleno derecho, como de cualquier hallazgo que lo sea fruto de tan citada ilegalidad». Asimismo asegura que su representado no tiene relación alguna con tráfico de sustancias estupefacientes. Por todo ello solicita la absolución del acusado, que será juzgado el próximo 11 de abril en el Juzgado de lo Penal número 1 de los de León.

Fuente