El Parlamento griego aprobó hoy por amplia mayoría la legalización del cultivo de cannabis para uso medicinal, del que surgirá un nuevo sector productivo que, según el Gobierno, tiene el potencial para atraer inversiones extranjeras y crear miles de puestos de trabajo.

La administración de cannabis con fines estrictamente terapéuticos ya está permitido en Grecia desde el año pasado, mientras que el consumo de marihuana continuará estando prohibido.

La ley salió adelante con los votos de la coalición de Gobierno formada por el izquierdista Syriza y el nacionalista Anel, así como de partidos de centroizquierda.

En contra votaron la conservadora Nueva Democracia, la Unión Centrista, el neonazi Amanecer Dorado y el partido comunista.

“En todo el mundo cada día más gente recurre a productos de cannabis medicinal para hacer frente a sus problemas de salud y varios Gobiernos en el mundo occidental han legalizado su producción y uso”, destacó el ministro de Agricultura, Vanguelis Apostolu, en el Parlamento.

Apostolu recordó que en Grecia hay cada vez más pacientes que compran estos productos en el extranjero “con alto coste económico y mucho esfuerzo”.

Según la nueva ley, para cultivar cannabis medicinal, los agricultores que soliciten un permiso deberán firmar primero un contrato con una empresa especializada en la producción medicinas derivadas de esta planta.

Te puede Interesar
Cómo una compañía suiza planea surtir de cannabis legal a toda Europa

Además, no debe haber sido condenado por uso de drogas o algún tipo de delito grave.

La ley introduce además una serie de controles para asegurar que el producto del cultivo no sea utilizado para otros fines.

Apostolu recalcó que por su clima benigno Grecia puede atraer numerosas inversiones extranjeras ante el creciente interés por este tipo de producción experimentado en los últimos años.

Expertos parten de la base de que las inversiones en el sector alcanzarán los 200.000 millones de euros en la próxima década en todo el mundo.

Varias comunidades en Grecia ya han manifestado gran interés en este nuevo sector productivo.

El ayuntamiento de Nausa, un municipio en el norte de Grecia con tradición vinícola, por ejemplo, ha ofrecido 100 hectáreas de terrenos áridos a agricultores dispuestos a cultivar cannabis.

La empresa que estará encargada de la elaboración de lo que arrojen estas tierras esperan poder crear en una primera fase 150 puestos de trabajo, que podrían alcanzar los 4.000 transcurridos unos años.

Los productos farmacéuticos de cannabis medicinal se utilizan para paliar dolores crónicos, por ejemplo en los pacientes de cáncer, así como en el tratamiento de epilépticos o enfermos de Sida.

En 2016 Grecia legalizó el cultivo de cannabis para uso en la industria textil.

Te puede Interesar
Portugal: El entorno de Alqueva despierta el interés de cultivadores de cannabis

Fuente