En Marzo de 2020 la Junta Directiva de la IACM decidió establecer una nueva categoría en el Boletín de la IACM que alienta a escribir opiniones y declaraciones de los investigadores sobre los informes científicos actuales y las declaraciones de los profesionales y colegas. Estas opiniones tienen por objeto estimular la discusión sobre temas controvertidos.

La opinión de hoy es del Dr. Franjo Grotenhermen, Director Ejecutivo de la IACM, que dirige una consulta médica en Alemania centrada en los tratamientos a base de cannabis. Este artículo de opinión trata sobre una afirmación sobre la potencia del cannabis para el alivio del dolor hecha por el Dr. Alfonso Edgar Romero-Sandoval del Departamento de Anestesiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Winston-Salem (Estados Unidos) y sus colegas.

Según el informe de una agencia de prensa, el Dr. Romero-Sandoval declaraba: “Sabemos que los productos de alta potencia no deberían tener un lugar en el ámbito médico debido al alto riesgo de desarrollar trastornos por el uso de cannabis, que están relacionados con la exposición a productos con alto contenido de THC”. El Dr. Romero-Sandoval y sus colegas analizaron la potencia de la cannabis en 8505 muestras de cannabis de 653 dispensarios legales en los EE.UU. Alrededor del 70% de las muestras para uso medicinal afirmaban tener más del 15% de THC. En el artículo de investigación publicado en Plos One los autores afirman que “los pacientes que consumen estos productos pueden estar en riesgo de intoxicación aguda o de efectos secundarios a largo plazo”. Romero-Sandoval declaró que múltiples estudios han demostrado que los productos de cannabis que contienen hasta un 5% de THC son suficientes para reducir el dolor crónico con efectos secundarios mínimos.

“En las farmacias alemanas hay disponibles más de 30 variedades de flores de cannabis, la mayoría de las cuales superan concentraciones de THC del 15% y a menudo del 20%. Esto tiene sentido, ya que con altas concentraciones de THC se necesitan dosis más bajas de flores de cannabis, lo que reduce los costes para los pacientes. Por supuesto, ellos deben seguir teniendo su lugar en el tratamiento moderno con medicinas basadas en la cannabis. En un contexto médico no existe una base científica para suponer que los productos con un mayor contenido de THC son más peligrosos que los que tienen un menor contenido de THC”, declaró el Dr. Grotenhermen. “Nunca he visto a un paciente cuyo producto de cannabis fuera demasiado potente. Debe comenzar con dosis muy bajas y luego aumentar lentamente hasta la dosis tolerada y necesaria, cualquiera que sea el producto que use. Si empiezas demasiado alto, incluso un producto con 2% de THC será demasiado en pacientes inexpertos. Deberíamos tener un número relevante de variedades de flores de cannabis con diferentes contenidos de THC, CBD y otros constituyentes de la cannabis en farmacias y dispensarios”.
Cash MC , Cunnane K, Fan C, Romero-Sandoval EA. Mapping cannabis potency in medical and recreational programs in the United States. PLoS ONE 15(3): e0230167.

Te puede Interesar
IACM: Manuel Guzmán elegido como nuevo presidente

UPI of 26 March 2020

Fuente IACM