Tras varios años de victorias a nivel local que abrieron las puertas a la legalización de la marihuana recreativa en cuatro estados de Estados Unidos, los defensores del cannabis recibieron ayer  un contundente revés en Ohio, donde los votantes rechazaron una propuesta para normalizar su consumo.

El 65 % del electorado se mostró contrario a la legalización de la marihuana recreativa en uno de los estados más poblados de EEUU, que hubiese permitido a cualquier ciudadano mayor de 21 años poseer una onza de marihuana para consumo personal y hasta ocho onzas y cuatro plantas si pagaban una licencia.

La propuesta no contaba, sin embargo, con el apoyo de todos los defensores de la legalización de la marihuana a nivel nacional, ya que hubiese propiciado la creación de un oligopolio en el que sólo unos pocos adinerados y promotores de la medida hubiesen tenido la licencia para producir cannabis en el estado.

El rechazo de Ohio a la legalización de la marihuana recreativa frena en seco el buen momento que ésta estaba viviendo en el conjunto del país, ya que desde 2012 fueron  cuatro los estados (Colorado, Washington, Oregón y Alaska) que aprobaron su consumo, producción y compra-venta.

Fuente