La mayoría de los ciudadanos votó en contra de la marihuana recreativa

Los neozelandeses votaron a favor de la legalización de la eutanasia, según resultados preliminares del referéndum publicados el viernes, pero otra votación sobre la autorización del cannabis para uso recreativo se inclinaba hacia el no.

En paralelo al referendo sobre la eutanasia voluntaria y los comicios generales que dieron una aplastante victoria al Partido Laborista de la primera ministra, Jacinda Ardern, los neozelandeses votaron también el pasado día 17 contra la legalización de la marihuana recreativa.

Un 53,1 % se opuso a su legalización frente a un 46,1 % que se pronunció a favor, incluida Ardern, referente internacional de los sectores progresistas, y la ex primera ministra laborista Helen Clark- mientras un 0,8 % de los votos se declararon inválidos.

Son buenas noticias para la gente joven que no será incluida en un experimento social

“Son buenas noticias para la gente joven que no será incluida en un experimento social, podemos dejárselo eso a los estadounidenses y los canadienses”, dijo a la prensa Bob McCoskrie, de la campaña Say Nope to Dope.

La propuesta buscaba que las personas de al menos 20 años pudieran comprar un máximo de 14 gramos
de marihuana al día en establecimientos autorizados o cultivar hasta dos plantas o un máximo de cuatro por vivienda compartida con otro adulto.

Te puede Interesar
¿Fue el voto "no" de Nueva Zelanda sobre la legalización del cannabis el resultado de una desinformación?

La portavoz del Partido Verde sobre la reforma de las drogas, Chlöe Swarbrick, remarcó en Twitter que la legalización de la marihuana recreativa “habría arreglado la injusticia histórica” que ha penalizado a muchos de sus usuarios, entre ellos a los maoríes.

Por su lado, Chris Wilkins, quien integró el panel gubernamental de expertos sobre la marihuana, destacó que el voto en este referendo refleja algunas incertidumbres respecto al acceso de la gente joven a la marihuana, el efecto en la conducción y el control legal de la industria, entre otros aspectos.

“Nueva Zelanda ahora tendrá la oportunidad de estudiar las reformas de legalización de la marihuana que actualmente se dan en Estados Unidos, Canadá y Uruguay durante varios años y aprender lecciones importantes sobre la implementación de políticas y marcos de regulación que sean efectivos”, precisó.

Fuente