Como era de esperar, el Parlamento del cantón del Valais se negó el jueves a indultar a Bernard Rappaz (113 votos frente a 14 en contra y un voto nulo). Los diputados siguieron en gran medida la posición de la comisión de Justicia.

El cultivador de cannabis cumple actualmente una condena de cinco años y ocho meses de prisión y se encuentra en huelga de hambre desde hace 196 días no consecutivos.

La atmósfera era electrizante ante la esperada decisión. Muchos periodistas y fotógrafos esperaban sobre el terreno. La policía se aplicó para controlar el entorno y mantener a la gente fuera del edificio hasta que concluyera la reunión.

Los partidarios de Bernard Rappaz habían colocado ante el edificio un esqueleto y una pequeña bandera que proclamaba ‘Justicia asesina / Política cómplice’.

Las discusiones han sido acaloradas pero serenas, dijo Jean-François Copt, en una breve conferencia de prensa después de la sesión a puerta cerrada. El presidente del Parlamento cantonal se negó a hacer cualquier comentario sobre las posiciones defendidas por los diputados, señalando simplemente que “todo el mundo ha votado en conciencia”.

Los cinco ministros del cantón asistieron a los debates pero no tomaron parte en la votación.

Bernard Rappaz comenzó su huelga de hambre el día en que entró en prisión, el 20 de marzo de 2010. Consiguió una interrupción de la pena de dos semanas en mayo y después un arresto domiciliario en julio.

Desde su ingreso en prisión, lleva ya 196 días en huelga de hambre. Actualmente se encuentra hospitalizado en el Hospital Universitario de Ginebra. Los médicos se niegan a alimentarle a la fuerza a pesar de la sentencia del Tribunal Supremo y la orden de las autoridades políticas y judiciales del Valais.

Su abogado Aba Neeman movió cielo y tierra para conseguir una suspensión de la condena o el arresto domiciliario. En vano. La Corte Suprema rechazó la apelación final a principios de esta semana y el Gobierno federal se negó a intervenir, alegando que carece de fundamentos jurídicos para la ejecución de las penas en los cantones.

Fuente