Soy un chico de 17 años y me encanta el cannabis, no sólo por el hecho lúdico o recreativo sino por la infinidad de utilidades que tiene. Mi problema está en que soy muy nervioso, muchas veces me dan ataques de nervios y no me controlo, necesito relajarme y desconectar, cosa que no puedo hacer ya que lo único que ha conseguido relajarme ha sido la marihuana y mi madre no lo acepta como ‘’terapia’’. También lo fumo con los amigos, etc… Pero ella no puede ni verlo, por eso os pido vuestra recomendación, a ver si de esta manera y recomendado por vosotros consigo que apruebe el tenerla y fumarla ya que he leído estudios realizados sobre el cannabis y se los he enseñado pero no hay manera de que lo entienda.

            El cannabis ha sido utilizado desde hace miles de años en distintas enfermedades. Pero sólo desde hace un par de décadas se han comenzado a realizar ensayos clínicos utilizando el método científico, que permiten establecer claramente cuáles son las circunstancias más adecuadas para utilizarlo. No hay fármaco que sirva para todo, y las moléculas que contiene la planta del cannabis, tienen sus indicaciones, contraindicaciones y efectos adversos.

            Por ejemplo, existen suficientes evidencias científicas para poder recomendar el uso de cannabinoides en el alivio de algunos síntomas de esclerosis múltiple, dolor por compresión nerviosa o nauseas y vómitos asociados a quimioterapia. Eso no quiere decir que los cannabinoides sean la única opción, ni la mejor necesariamente para todas las personas. Pero desde un punto de vista científico y médico sí hay suficientes datos para poder justificar su uso terapéutico.

            Con respecto a los problemas por ansiedad, la ciencia no lo tiene tan claro. Puedes ver ejemplos en la información que aporta una excelente página sobre cannabis terapéutico (http://www.acmed.org/spanish/faq/25-anxiety.htm). Existen casos en los que el cannabis se ha utilizado con éxito para el tratamiento de los ataques de pánico, pero en otros casos puede ser un efecto adverso En un estudio publicado en la revista Nature, citado en esta página, se señala que “algunos pacientes usaron cannabis a altas dosis al inicio de su enfermedad, lo cual ha sido considerado como contribuyente para la misma”.

            En definitiva, no existen suficientes estudios para recomendar el cannabis en el tratamiento de los problemas de ansiedad. Y aún en el caso de que así fuera, no implica que el cannabis sea la mejor opción para solucionar tus problemas. Los trastornos por ansiedad suelen estar causados por distintos motivos de tipo psicológico. Son un problema frecuente y no implican en absoluto que “uno esté mal de la cabeza” . Pero abordarlos exclusivamente con fármacos (ya sean tranquilizantes legales o drogas ilegales) no es una buena idea. Los medicamentos alivian síntomas pero no atacan a la raíz del problema, con lo que es más probable que el trastorno se haga crónico y puedan aparezcan problemas posteriormente.

            En mi opinión personal, la mayoría de las personas jóvenes y sanas pueden hacer un uso recreativo del cannabis, al igual que sucede con otras drogas como el alcohol. Cómo integrar esto en la dinámica familiar puede llegar a ser complicado, y es algo que necesariamente tendrás que pactar o negociar con tu madre. El hecho de que el cannabis te guste puede ser un motivo suficiente para utilizarlo en determinados contextos. Pero el uso terapéutico es otra cuestión y no conviene mezclar ambos conceptos. En el caso que planteas (y con las limitaciones que tiene este espacio) creo que lo más conveniente sería plantearse utilizar el cannabis como droga para tiempos de ocio y solucionar tus problemas de ansiedad buscando las causas.