Mientras que el estado de Washington avanza con las regulaciones para el uso de la marihuana recreacional, la Nación Yakama ha decidido no reconocer dicha legislación.

La marihuana es una sustancia que sigue siendo ilegal dentro de la reserva de 1,2 millones de hectáreas, dijo George Colby, abogado que representa a la Nación Yakama.

Señaló que bajo los tratados de las tribus, los ciudadanos de Washington carecen de autoridad para legalizar el uso recreativo de la marihuana en tierras de los nativo americanos.

“Queremos hacer de información pública a aquellos que quieran cultivar, vender y distribuir [dicha sustancia] no serán bienvenidos en las tierras de la Nación Yakama”, dijo Colby.

La Junta de Control de Bebidas Alcohólicas de Washington, entidad encargada de diseñar nuevas regulaciones estatales, tomó la recomendación de la tribu y añadió una normativa que requiere notificar al gobierno tribal si es que desean solicitar un permiso en tierras tribales. Si el gobierno que representa las tierras de los nativo americanos luego presenta una objeción, la junta puede negar el permiso.

Brian Smith, un portavoz de la Junta de Control de Bebidas Alcohólicas, dijo que si bien las normas estatales no prohíben específicamente la expedición de permisos en la reservación Yakama, las tierras de las reservas están sujetas a la jurisdicción federal, y la marihuana sigue siendo ilegal bajo las leyes federales.

¿Por qué conceder una licencia cuando el gobierno federal va a entrar y quitarlas?”, dijo Smith.

En una carta publicada en seattlepi.com, el presidente del Consejo Tribal, Harry Smiskin, elogió los esfuerzos policiales de Yakima por cerrar plantaciones de cultivo de marihuana en la reserva.

Smiskin detalló que el gobierno tribal seguirá pidiendo ayuda a los agentes federales para combatir la marihuana, si fuera necesario.

“No queremos que nuestro pueblo, o cualquier otra persona, utilice, cultive o venda marihuana en nuestras tierras”, escribió Smiskin. “Hemos tenido una larga y desagradable historia con la marihuana —al igual como lo tenemos con el alcohol—. Lucharemos en su contra en nuestras tierras”, subrayó.

Los esfuerzos por parte del gobierno tribal por hacer cumplir la prohibición inscrita sobre el alcohol hace 150 años en la reserva, se ha complicado por el hecho porque la mayor parte de las propiedades en las ciudades de Toppenish y Wapato han sido transferidas a miembros no tribales, incluyendo propietarios de bares y tiendas.

En ese caso, un juez federal dijo que la prohibición de la Nación Yakama, probablemente no sería aplicable en las ciudades de la reserva.

Sin embargo, Colby dijo que el Estado se mostró receptivo ante las preocupaciones de los nativos Yakama y ha incluido la exención de la tierra tribal en el nuevo reglamento estatal de la marihuana, la cual aplicaría a toda la reserva, incluyendo las ciudades incorporadas.

“Si alguien quiere solicitar una licencia en la ciudad de Wapato, Toppenish o Harrah, van a tener que solicitar primero el permiso del gobierno tribal”, subrayó Colby.

Smith dijo que la Nación Yakama dejó claro ante la Junta de Control de Bebidas Alcohólicas que no tiene ningún interés de aprobar permisos para las operaciones de marihuana en tierras de la reserva.

Escrito por  El Sol de Yakima.