Darío G. C.
Resulta que el otro día nos paró la guardia civil en un control que resultó ser de estupefacientes; pues bien, yo tenía encima una “china” que debía ser menor de 2,5 gr. Esto sucedió en Lugones (Asturias). Puesto que mi DNI indica el domicilio de mis padres he intentado cambiar el mismo vía Delegación del Gobierno del Principado de Asturias, allí, en el departamento de sanciones administrativas me comentan que no puedo cambiar el domicilio hasta que no haya recibido la primera notificación, puesto que ese es el truco utilizado por los “chavales” (como dijo el funcionario) para que no les llegue la multa a casa. Las cuestiones son las siguientes: ¿Es cierto esto? ¿Es posible que a una persona con 29 años de edad no le permitan cambiar el domicilio en el cual se recibirán las notificaciones? ¿No supone una indefensión, puesto que yo no vivo en casa de mis padres?

Muchas gracias por adelantado,
Darío

Hola Darío,

En primer lugar, decirte que no es cierto eso de que no puedes cambiar hasta que llegue la primera carta, tú puedes solicitar que se te notifique en la dirección que tú desees, para ello lo mejor no es que te dirijas a la Delegación del Gobierno del Principado de Asturias personalmente, sino que lo hagas por carta y que la presentes en el registro de dicho organismo, y manifiestes en párrafo aparte; que has tenido una intervención por la guardia civil (nunca asumas el hecho de que te encontraron sustancia estupefaciente alguna, en caso contrario comprometes de forma negativa el resultado del posible recurso) y se te dijo que se te pondría una sanción por parte de la Delegación del Gobierno y que, teniendo constancia de que los agentes habían tenido en cuenta como domicilio el………………………….. y no siendo ese el actual sino…………….., Solicitas (esto en párrafo aparte) que te notifiquen en el domicilio actual. Por último lo firmas y le pones la fecha. Pues bien, ahí tienes un formulario, más o menos, que puedes utilizar. A veces estas cartas no llegan, por los motivos que sea y, por tanto, el que tú lo recuerdes puede ser un elemento que decante la balanza en el sentido de que sí te llegue la carta. Otra solución posible, si en tu caso es viable, es que les digas a tus padres que si llega una carta certificada a tu nombre que no la recojan y que digan que tú no vives ahí, y que el cartero deje aviso o tome nota de tu dirección correcta, con lo que además de no asustar a tus padres, consigues alargar el procedimiento, que caduca en 6 meses, y por tanto ganar puntos para revocar la sanción que te puedan imponer.