Los comisionados de Miami-Dade votaron el martes a favor de permitir a la policía que trate la posesión de marihuana de la misma manera que tratan la vagancia y tirar basura: imponiendo una penalidad civil con una multa de $100 que impide que el delito pase al sistema criminal.

“Tenemos mejores cosas a que dedicar nuestros recursos policiales”, dijo la comisionada Sally Heyman, auspiciadora de la ordenanza. “Por el amor de Dios, no tenemos por qué destruir la vida de tantas personas”.

El cambio del código condal fue aprobado 10 a 3, marcando un jalón en la manera en que el mayor gobierno local de la Florida trata las ofensas relacionadas con la marihuana. La nueva ordenanza da a los agentes de la policía la opción de tratar la posesión de marihuana como delito menor o como ofensa civil — la cual lleva consigo una multa, pero no pasa a un expediente delictivo — por la posesión de 20 gramos o menos, suficiente para alrededor de tres docenas de porros.

Los partidarios de la medida llamaron la atención sobre el daño que un arresto por marihuana puede causar, poniendo en peligro la elegibilidad para ciertos empleos, el servicio militar, los préstamos estudiantiles y los programas de vivienda asequible. Los defensores de la misma dijeron asimismo que los arrestos por posesión de marihuana están atiborrando el sistema judicial y manteniendo a la policía demasiado ocupada.

“Le parecería increíble la cantidad de fondos de los contribuyentes que se utilizan cada vez que alguien es acusado de una simple ofensa de posesión de marihuana”, dijo el juez Samuel Slom, quien supervisa el sector judicial que se ocupa de los delitos de menor cuantía. “Eso impide al agente seguir patrullando. En lugar de proteger a la comunidad, ahora está transportando a alguien hasta el sur de Kendall, a la cárcel del Condado Dade”.

Slom y otros partidarios de la ordenanza enfatizaron que la medida no descriminaliza la posesión de marihuana, ya que los agentes siguen teniendo la opción de presentar cargos por lo criminal. Las leyes condales y estatales establecen condenas de cárcel y multas para la posesión de 20 gramos o menos de marihuana, y eso no cambiaría. El director de la policía J.D. Patterson dijo además que fumar marihuana en público continuaría siendo un delito, y que la nueva ordenanza solamente se aplicaría a la posesión.

Pero la ordenanza ofrece a la policía en todo Miami-Dade la opción no criminal por posesión, lo cual castigaría la ofensa con una penalidad civil y la multa requerida. La ordenanza entrará en vigor en 10 días, y se aplica a todas las ciudades de Miami-Dade. El alcalde Carlos Giménez apoyó el martes la legislación, llamándola “de buen sentido común”. El departamento de policía que responde a Giménez ayudó a redactar la propuesta de ordenanza de Heyman.

Los votos en contra de la ordenanza local fueron los de los comisionados Esteban “Steve” Bovo, Rebeca Sosa y Javier Souto.

“Lo único que estamos haciendo aquí es dificultando la vida de los padres”, dijo Bovo. “Puedo imaginarme a un adolescente diciendo a sus padres: ‘Es sólo una multa, no es nada’”.

Altos funcionarios del Condado no han detallado cómo la policía implementaría la nueva ley, o cuándo sería adecuado arrestar a alguien por la posesión de cantidades pequeñas de marihuana.

Patterson dijo a los comisionados hace dos semanas en una audiencia que él animaría a los agentes a usar la opción por lo criminal cuando esté claro que la marihuana es para vender, o si alguien es sorprendido con marihuana en un accidente automovilístico. El martes, Patterson dijo que las reglas de su departamento darán mejor guía sobre cómo deberá imponerse la ley, incluyendo cuándo se deberá procesar por lo criminal a reincidentes.

La nueva ordenanza de Miami-Dade es parte de un movimiento nacional a favor de evitar el procesamiento por lo criminal de la posesión de marihuana de menor cuantía. En el sur de la Florida, el Condado Broward y Miami Beach están considerando la posibilidad de cargos similares.

La aprobación de la ordenanza sigue un reportaje hecho esta semana por CBS 4 mostrando la división racial en los arrestos por posesión de marihuana que está ayudando a suavizar las leyes contra la marihuana a nivel nacional. CBS4 pasó revista a todos los arrestos por posesión de marihuana de menor cuantía en el condado Miami-Dade entre el 2010 y el 2014. Entre las conclusiones del estudio:

▪ Los arrestos por posesión de marihuana de menor cuantía representaron el 10 por ciento del total de casos procesados en el sistema judicial por lo criminal.

▪ La policía del Condado llevó a cabo el 61 por ciento de esos arrestos por posesión de marihuana de menor cuantía.

▪ Aunque alrededor del 20 por ciento de la población de Miami-Dade es de la raza negra, alrededor del 55 por ciento de los arrestos por posesión de marihuana involucraron a acusados afroamericanos.

El cambio en la ordenanza de marihuana de Miami-Dade se incluyó en una reforma de mayor alcance sobre cómo tratar otras ofensas de tipo menor. Con la nueva ordenanza, la policía tendría también la opción de dar multas por lo civil de $100 por vagancia, tirar basura y uso ilegal de un contenedor de leche. La nueva ordenanza crea además una penalidad por lo civil para la posesión de implementos de uso de drogas.

Los comisionados aprobaron asimismo una orden de implementación que permitiría a las personas multadas por una infracción civil de posesión de marihuana civil llevar a cabo dos días de servicio comunitario en lugar de pagar la multa de $100.

Fuente