Los amparos que ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) concedieron durante 2015 a cuatro ciudadanos de la capital del país para que puedan ejercer plenamente su derecho al consumo lúdico de la marihuana, así como el otorgado para que una menor de edad pueda tratar su enfermedad con el aceite CBD de la cannabis sativa, abrieron el debate en torno a la marihuana que este sábado tuvo como sede el Hotel Marriot de la ciudad con el Foro Ciudadano Sobre la legalización y Regulación de la Marihuana.

Derechos Humanos y Cannabis

La inconstitucionalidad otorgada a los artículos 235, 237, 245, 247 y 248 de la Ley General de Salud por “violar el derecho al libre desarrollo de la personalidad”, únicamente es funcional para el amparo que protege a los mencionados ciudadanos, miembros de la asociación Smart (Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante, A.C.).

Los cinco artículos señalados, que en relación con la cannabis sativa prohíben y sancionan todo acto (desde el cultivo hasta su comercialización y consumo de cualquier tipo) y constituyen hasta la fecha “una limitación en la posibilidad de que los mexicanos puedan decidir sobre su propia vida”, aseguró Antonieta Robles, de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste, A.C.

Durante su participación en la mesa “Proyecto de Derechos Humanos y Cannabis”, hizo hincapié en la naturaleza liberal de la propia constitución en donde los llamados Derechos Humanos (antes garantías individuales) figuran desde 2012, permitiendo que los individuos tengan posibilidad de elegir y la sociedad tenga la capacidad de autorregularse.

Te puede Interesar
Perfilan consumo de cannabis para mexicanos en California

Atender las adicciones con oportunidades y no con la criminalización” fue la principal propuesta de Antonieta.

Consideró positivo el amparo que permite el consumo personal de la cannabis con fines recreativos (sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer y transportar), ya que la autorización respeta el derecho al autogobierno, a la no discriminación, seguridad, recreación así como al libre desempeño de la calidad de vida.

Sin embargo, los beneficiados de Smart ahora deberán resolver cómo obtener la planta sin violar la prohibición para comercializarla, ya que incluso la donación de la semilla de la cannabis constituye un acto comercial, informó en conferencia vía Skype, uno de sus principales abogados, Andrés Aquinaco.

Serán necesarios 4 amparos más para que la legalización de la marihuana llegue a nivel nacional. El primer amparo, estuvo en revisión durante tres años en la SCJN.

Por su parte, Ramón Aguis, catedrático de Derechos Humanos de la UABC intervino en el foro desde el punto de vista de la “Persecución del delito”, de acuerdo con su experiencia en juzgados locales. Señaló los riesgos de carecer de una legislación, principalmente para los jóvenes tijuanenses que consumen marihuana, ya que la percepción que la policía municipal tiene de ellos se ve inmediatamente materializada en el “levantamiento”. Un síntoma directo de la actitud paternalista del estado: “de un sistema autoritario que no acaba de irse y de un sistema democrático que no acaba de llegar”.

Te puede Interesar
Cerveza Corona entra al negocio de la marihuana

También expresó su desacuerdo para dejar que el estado regule y venda la marihuana, principalmente por los obstáculos que el país enfrenta al tener convenios con 150 países para combatir las drogas. Asimismo, aseguró que el consumo depende de una cuestión económica y no cultural pero que es necesario un “cambio de conceptos sociales”.

La perspectiva del paciente

Con el cannabis tuve calidad de vida”, expresó Joaquín Herrero quien dio su testimonio como usuario de la cannabis para tratar el cáncer testicular que padece desde 2010. Contó que los efectos secundarios de los medicamentos que consumía anteriormente habían causado estragos en el hígado y páncreas así como en su vida social por la vergüenza que sentía de ser visto con daños notables en la piel.

El dolor físico y la baja autoestima lo orillaron a buscar medicina alternativa, pese al tabú que existe sobre el uso de la marihuana. Joaquín cuenta que dijo a su esposa “vamos a animarnos, vamos a echarnos de enemigos a todos los familiares”, y comprobaron que el cannabis medicinal podía sustituir de 12 a 15 pastillas, trayendo beneficios a su cuerpo, principalmente el descanso, al desaparecer el dolor y las nauseas. Argumentó que las cualidades de la planta permiten la homeostasis “la habilidad que el cuerpo tiene para repararse solo”.

Dijo que a pesar de que es muy difícil encontrar cepas con mayor CBD y menor THC (la primera sustancia exclusivamente medicinal a diferencia del THC que combina psicoactivos y propiedades medicinales), encontró a doctores certificados que lo ayudaron a localizarlas en estados del vecino norte donde su consumo está autorizado.

Te puede Interesar
Así se consigue cannabis medicinal en México

Considera necesario que los ciudadanos comiencen a hacer propuestas sobre el uso de la cannabis en México “primero regularizar y luego tocar el tema de la recreación, primero descasillarla (Sic) y legalizarla”. Añadió que era desconcertante que en este lado de la frontera, un paciente que usa marihuana sea visto “como un narcotraficante”.

Por su parte, la fundadora del Instituto Binacional de Estudios de la Cannabis BC (Inbica), Aurely Monraz obtuvo una regularización en Estados Unidos durante 2009 y desde entonces utiliza las flores y semillas de la cannabis para sostener su sistema inmunológico.

Relató que las propiedades la ayudaron a tratar y desaparecer la depresión crónica y ansiedad que padeció hace siete años por lo que poco después trabajó en la investigación de las propiedades cannabinoides en San Francisco y Berkeley.

Posteriormente, dijo “Me di la oportunidad de ser un canal de información para la gente” con la fundación del Inbica en Baja California, pese a que cuando regresó a México la trataron “como una drogadicta”. Su familia reconsideró el uso de la marihuana hasta que el padre de Aurely, quien padecía de una enfermedad terminal, decidió utilizar la cannabis, mejorando su calidad de vida durante los últimos meses.

Dijo que a pesar de que “no toda la gente necesita la planta” es necesario que Baja California comience la regularización, que la información pertinente llegue tanto a personas que la usan como a las que no, para que la cannabis sea vista como una alternativa.

Te puede Interesar
México DF, listo para el uso médico de marihuana

Cambiar la perspectiva en el país, aseguró “elevaría su economía, arrebatándole el control político y económico a la industria farmacéutica que al mismo México mantiene enfermo”.

A diferencia de otros estados en EE.UU., “California no se ha decidido en permitir el uso lúdico de la marihuana por la cercanía con la frontera” por lo que la también secretaria de Inbica, consideró necesario que personas ayuden a “crear puentes y canales donde todos podamos ser pacientes”.

Mayela Benavides expuso el caso de su hija Grace quien en agosto de 2015 fue autorizada por el juez tercero de Distrito en Materia Administrativa, Martín Santos para importar, portar y consumir una medicina con cannabidiol (CBD), un componente de la marihuana libre de psicoactivo que reduce las convulsiones que padece la niña de ocho años.

El síndrome Lennox-Gastaut, que provocaba hasta 400 ataques epilépticos en Grace se redujo hasta un 70% cuando comenzó a consumirla hace cinco meses. Los padres, residentes de Monterrey comenzaron desde entonces la campaña #PorGrace para apoyar iniciativas para el consumo medicinal de la cannabis, tanto en el Senado de la República como en la Cámara de Diputados. Actualmente participan en foros de legalización y regularización de la marihuana y brindan asesoría a otras familias que tienen miembros con enfermedades que pueden curarse o tratarse con propiedades de la cannabis sativa.

CRISIS es el nombre de un documental que buscará dar seguimiento a las iniciativas de los padres de Grace.

Fuente