En un estudio llevado a cabo con 127 pacientes con enfermedad intestinal inflamatoria realizado en el Instituto de Gastroenterología y Hepatología del Centro Médico Meir en Kfar Saba, Israel, el cannabis causó una mejora clínica considerable. Se evaluaron los parámetros de laboratorio sobre la inflamación, entre otras variables, antes, un mes y al menos un año después de que se iniciara el tratamiento médico con cannabis .

La duración media del tratamiento fue de 31 meses. El índice medio de Harvey-Bradshaw mejoró de 14 a 7 tras un seguimiento medio de 44 meses. Hubo un ligero, pero estadísticamente significativo, aumento de peso medio de 2 kg en el primer año de consumo de cannabis. La necesidad de otros medicamentos se redujo significativamente. El empleo entre los enfermos aumentó del 65 al 74%. Sus autores concluyen afirmando que “la mayoría de los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal que consumen cannabis están satisfechos con una dosis de 30 g/mes. No observamos efectos negativos del consumo de cannabis en el estatus social u ocupacional de los pacientes”.

Naftali T, Bar-Lev Schleider L, Sklerovsky Benjaminov F, Lish I, Konikoff FM, Ringel Y. Medical cannabis for inflammatory bowel disease: real-life experience of mode of consumption and assessment of side-effects. EUR J Gastroenterol Hepatol. 2019;31(11):1376-1381.

Fuente