Por lo menos 800.000 marroquíes viven del cultivo ilegal de marihuana, según la Red Marroquí para el Uso Industrial y Medicinal de la Marihuana, una organización local sin fines de lucro. Marruecos, que tiene 32 millones de habitantes, es la sexta mayor economía de África, según datos del Fondo Monetario Internacional.

La legalización permitiría a los agricultores vender al gobierno con fines medicinales e industriales en lugar de a narcotraficantes. Eso podría impulsar las exportaciones y contribuir a la reducción de un déficit comercial que el año pasado aumentó a un récord de 197.000 millones de dírhams, aproximadamente un 23% del producto interno bruto. También podría ayudar a pacificar a los habitantes de una región tradicionalmente tensa luego de que los levantamientos de la primavera árabe derrocaran regímenes en Egipto, Libia y Túnez.

Legisladores del Partido Justicia y Desarrollo islamista del primer ministro Abdelilah Benkirane, así como el partido opositor Autenticidad y Modernidad, analizan un proyecto de ley que propuso la Red Marroquí. Mohamed Boudra, miembro de Autenticidad y Modernidad y gobernador de Hoceima-Taounate, la mayor región productora de cannabis del país, dijo que su partido busca que la ley se instrumente en el transcurso de tres años.

“Tenemos que asegurar que toda legalización se haga de forma óptima”, dijo el legislador Abdelahim Allaoui, del PJD. “Tenemos que establecer cuáles son las virtudes medicinales de la planta y luego pensar en exportaciones, en desarrollos en la industria farmacéutica y en cómo atraer inversión extranjera. Se trata de un sector prometedor de la economía”.

Escrito por César Padial

 

VER TODAS LAS NOTICIAS