Una asociación cannábica de Barcelona solicita que les equiparen a los estancos para poder dispensar ‘hierba’ a sus socios. «Hay gente que la necesita»

Poder salir de casa para comprar en alguna asociación cannábica unos gramos de marihuana de manera segura, legal y relajada bien para uso recreativo o terapéutico. Eso es lo que ha propuesto un club de cannabis de Barcelona, que ha solicitado que se le reconozca como servicio esencial en estos tiempos de pandemia y estado de alarma donde los amantes de la ‘hierba’, ante tantas restricciones, sienten que les ha tocado la china.

«Si los estancos se consideran actividad esencial, cuando el tabaco es una droga que causa millones de muertes, por analogía también debe considerarse esencial la actividad de las asociaciones de personas consumidoras de cannabis, pues es una sustancia que tiene importantes propiedades medicinales», afirman los responsables de la asociación catalana en un texto en el que recuerdan que, en entornos privados, tanto el consumo como el cultivo de esta sustancia es legal, «siempre que no se superen las cantidades destinadas al autoconsumo».

Para bien o para mal, los clubes de fumadores han quedado fuera de los decretos del estado de alarma. Tras advertir que su actividad no había sido regulada expresamente hasta el momento, Cannasalut, que es como se llama esta asociación del municipio barcelonés de La Garriga, ha pedido al Departamento de Salud catalán, a través del Ayuntamiento, ser reconocida como un servicio esencial, de la misma forma que un estanco sigue desempeñando su cometido.

La idea es que los clubes, que solo en Barcelona rondan los 350, puedan permanecer abiertos durante el estado de alarma, con medidas de protección análogas a las del sector de la restauración. De esta forma, no se podría consumir en el interior, pero sí permanecerían abiertos, guardando las distancias físicas preceptivas y extremando las medidas de higiene y desinfección, y podrían dispensar marihuana a domicilio a sus socios. Martí Cànaves, abogado de la asociación, asegura que el Ayuntamiento se ha comprometido a hacer llegar la petición al Departamento de Salud para que permita la apertura controlada de este tipo de locales.

Te puede Interesar
La Audiencia de Lleida no considera delito consumir cannabis en grupo

El escrito recuerda que los clubes han cerrado sus puertas durante el confinamiento «por responsabilidad» y que el estado de alarma «ha cortado de raíz las vías de acceso legalizadas que existen en España para adquirir cannabis» y ha abocado de nuevo a multitud de consumidores al mercado negro. Además, el cierre ha dejado sin suministro a numerosas personas que consumen marihuana de forma medicinal para todo tipo de dolencias, desde el cáncer o la esclerosis múltiple a migrañas, fibromialgia, insomnio o ansiedad, entre otras.

Fuente