Inicio Noticias Marihuana tres veces al día: un testimonio contra la epilepsia

Marihuana tres veces al día: un testimonio contra la epilepsia

62
0

Juana Olazabal es una de las personas que exigen que el Ministerio de Salud decida regular el autocultivo del cannabis medicinal.

Cuando Juana Olazabal tuvo su primera convulsión a los 21 años, desde ese momento su vida tuvo un drástico giro. Fue el inicio de una serie de crisis convulsivas que la llevaron a dejar su trabajo como profesora y, sumado a las atenciones que empezó a necesitar, a ser una persona dependiente de otras. 

La epilepsia refractaria -que se caracteriza por crear resistencia a las medicinas- la deterioró hasta consumir potentes fármacos que afectaron sus riñones. Después de esto buscó alternativas médicas distintas a las convencionales en el país: el aceite de cannabis.

Supo que en Estados Unidos ya se usaba para el tratamiento de su enfermedad el aceite de cannabis llamado Charlotte’s web, un tratamiento con un historial de éxitos. Sin embargo, desde que tomó conocimiento de esta alternativa hasta que pudo proceder a utilizarla, tuvo más de un problema que afrontar: 

“La venta de aceite es bastante caro y riesgoso: traer un aceite de Estados Unidos implica un gasto mensual de entre 200 y 300 dolares. A eso se suma que no estás seguro de que va a llegar porque es muy probable que el aceite se pierda o quede detenido en aduanas ya que nos piden un permiso de Digemid (Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas)”.

Es por eso que ella, junto a otras personas que creen en las posibilidades medicinales de la marihuana, ven la opción del autocultivo como la más idónea. Este modelo, por ejemplo, ha empezado a funcionar en Chile.

Te puede Interesar
Médico israelí estudia el beneficio del cannabis en niños con autismo

El jueves 20 de octubre, Olazabal, junto a las madres de personas con epilepsia, presentaron un memorial en la mesa de partes del Ministerio de Salud, para demandar que se regule el cultivo de cannabis con fines medicinales -con alto contenido de cannabidiol-. 

“Es fundamentalmente un tema de derechos. Ya agotamos las opciones aquí en el país. Tenemos niños de tres años a quienes les hacen dosajes hepáticos. ¿Cómo es posible que un niño de tres años pase por eso? ¿Y que una persona de veinte años tenga que pasar por diálisis? Están atentando contra nuestro derecho a la salud”.

Críticas

Ella está atenta a los comentarios que circulan en redes y conoce además los argumentos de los que se oponen a esta medida. De esa experiencia ha visto un patrón que está relacionado con la estigmatización que tiene esta planta y también sus usuarios:

“Nunca he tenido la oportunidad de encontrarme con alguien que, con toda la tranquilidad del mundo, nos sustente su punto de por qué no puedes legalizar el autocultivo medicinal”.

Ella usa el aceite de cannabis tres veces al día. Gracias a ello pudo retomar su trabajo como profesora de inglés, así como realizar otras actividades que, años atrás, no podía ni imaginar.

Fuente