Marchas por despenalización de cannabis en 183 ciudades del mundo. Como todos los primeros sábados de mayo se realizó en diferentes ciudades del mundo la Marcha del Millón de Porros, o también conocida como Global Marihuana March, evento simultáneo que exige la despenalización de la cannabis sativa.

Según el reporte de Global Marihuana la marcha se realizó en 183 ciudades del mundo. Hubo en Johannesburgo, Berlin, Tokio, Montreal, Moscú y  Wellington. Un poco más cerca, también se marchó en Buenos Aires, y varias otras ciudades argentinas, Brasilia, Ciudad de México, Sao Paulo y Montevideo.

La acción global de protesta se realiza desde 1999. En Ciudad de México más de mil personas marcharon desde el Zócalo hasta el Hemiciclo a Juárez, en el Distrito Federal, por la calle de Madero. En su mayoría se trataba de jóvenes quienes junto a fumar yerba gritaban “queremos un México verde, no rojo” y “puestos para pagar impuestos”.

También fe desplegado un lienzo que decía “Basta de muertos y pobres criminalizados. Cannabis legal en todos los estados”. Los manifestantes acusaron su rechazo a la guerra contra las drogas, iniciada por el gobierno del presidente Felipe Calderón e instigada por EEUU, a la que atribuyeron la muerte de más de 27 mil personas. “Sí a la mariguana, no a la guerra” era el grito, según el reporte del diario mexicano La Jornada. Además los manifestantes exigieron que sean revisadas y discutidas por el Congreso 6  iniciativas presentadas por distintos legisladores a favor de la regularización de la producción y distribución.

Leopoldo Rivera, director de la Red de Bibliotecas Canábicas y organizador de la manifestación, comentó que la legalización del cannabis es la única alternativa para terminar con su tráfico ilegal. “Creemos que el debate sobre la legalización de la marihuana ya está rebasado, el asunto ahora es cómo vamos a regularizar ese mercado, porque definitivamente la guerra no está funcionando. Consideramos que el Estado se debe hacer cargo de la venta y distribución de la cannabis”- dijo a La Jornada. Es momento “de que el Estado se haga cargo de la producción, distribución y comercio de la cannabis sativa. Además de regular todos los otros usos que tiene la planta”- remató.

Respecto de las campañas de prevención de consumo de drogas, Rivera expuso que “los jóvenes quieren acercarse más, no necesariamente por el consumo sino por la información, porque la que se les proporciona no es contrastada. Lo único que escuchan es ‘no a las drogas’, pero nunca se les dice qué es una droga”.

TAMBIÉN SE QUEMARON PORROS EN ARGENTINA

Desde hace 3 años que en diversas ciudades argentinas se convoca a la marcha. Este año se plantaron contra la prohibición del cannabis en Buenos Aires, Rosario, Bariloche, La Plata, Córdoba, Mendoza, Neuquén, Parana y Comodoro Rivadavia.

Si bien el gobierno argentino ha dado importantes pasos hacia la despenalización del consumo de cannabis, instigado por resoluciones de la Corte Suprema que acusan la inconstitucionalidad de la ley de drogas, los activistas cannábicos de Argentina exigen  el cese de las detenciones, la discriminación y el maltrato a usuarios de cannabis; el respeto por las libertades individuales, los derecho de los usuarios medicinales, la promoción de políticas de salud, prevención y reducción de daños y, sobre todo, por una nueva ley de drogas mas humana, justa y eficaz.

La marcha en Rosario fue a partir de las 12 hrs. del sábado y culminó en el Parque Urquiza junto al Planetario de la ciudad, donde se efectuó una concentración de personas y organizaciones con diversas actividades tendientes a facilitar el diálogo y el debate. En la ocasión se exigió que la nueva ley de drogas incluya la despenalización de la tenencia de drogas para uso personal, una respuestas a las necesidades sanitarias y respeto a las libertades individuales, la no criminalización del autocultivo de cannabis y el impulso e incentivo a la investigación de los usos terapéuticos.

“Los costos de las indecisiones y contradicciones del discurso hegemónico los siguen pagando los usuarios de drogas, aún expuestos a los riesgos de detenciones policiales y de causas penales a partir de la todavía vigente Ley 23.737”- rezaba la convocatoria a la marcha.

En la ciudad de Rosario desde hace más de una década se vienen desarrollando acciones tendientes a revertir el actual estado de situación, promoviendo políticas alternativas al prohibicionismo propuesto por EEUU. Así, han surgido nuevos modelos de abordaje social y sanitario de los problemas asociados al consumo de drogas, como la Reducción de Daños.

Fuente