Santiago Niño Becerra, profesor de economía, propone legalizar la marihuana para atontar a los desempleados y que de esa forma no molesten.

Santiago Niño Becerra, catedrático de Estructura Económica de la Universidad Ramón Llull, participó el pasado jueves en el 6º Encuentro Anual de Innovación celebrado por Ibermática en Madrid. En el evento compartió con expertos de otras áreas del conocimiento una mesa redonda en la que lanzó la pregunta “¿Qué hacemos con los cuatro millones de desempleados en España?”, una cuestión que respondió a NOTICIAS DE GIPUZKOA el polémico economista catalán que hace cuatro años vaticinó la actual crisis mundial.

¿Cómo califica la situación económica actual?

Es terrorífica. Se está produciendo una caída que no es un hundimiento repentino pero sí progresivo. El crash ya ha sucedido, ha ocurrido este pasado verano. No ha habido un hundimiento de la Bolsa como en 1929 pero los estados se han dado cuenta de que las medidas adoptadas en los tres últimos años han fracasado. Cuando el BCE decretó la barra libre, cuando Japón y EEUU diseñaron un segundo plan y tercer plan de estímulos, cuando comenzó la guerra de divisas, fue cuando se produjo la constatación del fracaso de esas medidas. A partir de ahora estamos viendo la aplicación de parches para llegar a mañana y nos vamos a ir deslizando por la pendiente.

¿Qué soluciones plantea para salir de la crisis?

Las soluciones tienen que salir de una acción integrada de expertos de todos los países porque esta crisis es postglobal. En primer lugar, es imprescindible que toda la porquería que hay en los bancos salga a la luz al mismo tiempo.

¿Eso no colapsaría el sistema financiero?

Evidentemente, habría que hacerlo de manera controlada. En segundo lugar, habría que hacer una limpieza de la deuda. También hay deuda que no se va a poder pagar. En España la deuda total representa el 400% del PIB. Por eso hay que poner encima de la mesa este asunto y promover fusiones bancarias y una nueva forma de hacer las cosas, cancelando las deudas que no se van a poder cobrar.

¿Cuáles son los sectores de futuro?

La biotecnología y la tecnogenética. La logística también tiene un gran recorrido porque ayuda a incrementar la productividad. Además, tendrán importancia actividades centradas en el reciclaje, la recuperación y la rehabilitación. También la investigación energética y, a otro nivel, la alimentación.

¿Y los que pueden irse al traste?

Pues, por ejemplo, una empresa que se dedique a investigar en enviar fotos por el móvil pienso que no tiene futuro. El comercio también caerá en cascada y la industria del automóvil tiene un gran problema. Hay 18 plantas en España y eso es insostenible. Por eso han de producirse absorciones en escala y agrupaciones en clústers.

¿Y el mercado de trabajo? ¿Se recuperará?

Fui el primero en hablar hace años de que volveríamos en España a un paro del 20%, porcentaje que se alcanzó en 2009. La situación del mercado de trabajo irá a peor porque nos dirigimos hacia una mejora de la productividad y la eficiencia. El objetivo es gastar menos recursos, lo que ocasionará que sobre población activa. Así, habrá niveles de paro estructural muy altos, hasta el punto de que tras la crisis el paro no bajará del 15% en España. ¿Quién va a tener trabajo? Sólo los que sean más profesionales, aquéllos a los que se rifan las empresas, que son el 10% de la población activa. Habrá un 20% de empleo fijo y entre un 20% y un 30% de temporales de bajo valor añadido que se irán rotando. El resto estará pululando por el desempleo, habiendo gente que no será jamás necesaria. Los trabajos de menos valor añadido serán automatizados. Por ejemplo, ya se están probando portacontenedores que cruzarán el Atlántico con cero personas, pues serán guiados por satélite.

¿Qué se puede hacer con esas personas que “no serán necesarias”?

Legalizar la marihuana. No se ría. ¿Qué pasó en 1933 en Estados Unidos? Se levantó la ley seca para que la gente pudiera ahogar sus penas en alcohol y para recaudar más impuestos. Legalizar la marihuana, televisión barata o gratis y un subsidio de subsistencia es lo que se puede hacer.

Pero eso es lo mismo que decir que hay que atontar a los desempleados…

Pues sí, quienes no vayan a ser necesarios que no molesten; el subsidio de 426 euros y la llamada generación ni-ni creo que ya nos sitúan en la antesala de ese escenario.

Fuente