El estudio realizado en la UPV/EHU describe por primera vez cómo esos receptores participan en la espermatogénesis


Durante los últimos años más del 3% de los nacimientos anuales en los países desarrollados corresponden a niños concebidos mediante técnicas de reproducción asistida, lo cual representa, además de problemas físicos y psicológicos, una importante carga económica. Según la Organización Mundial de la Salud, los casos de infertilidad se han incrementado exponencialmente en los países desarrollados en los últimos 10 años. En concreto, la infertilidad masculina representa aproximadamente la mitad de los casos de infertilidad. Fallos durante la producción de los espermatozoides, es decir, durante la espermatogénesis, producen espermatozoides no funcionales o de baja calidad y por tanto infertilidad. Sin embargo, los mecanismos moleculares implicados en la regulación de este proceso resultan todavía desconocidos, a pesar de su importancia en la salud reproductiva.

“Aunque se trata de investigación de ciencia básica con modelos animales, estos estudios van arrojando luz sobre los mecanismos moleculares que controlan la fertilidad masculina, contribuyendo a entender mejor las causas de muchos casos de infertilidad, y permitiendo abrir nuevos horizontes en el desarrollo de dianas y estrategias terapéuticas para combatirla”, explica la doctora Subirán.

Nerea Subirán es doctora en Fisiología por la Universidad del País Vasco y profesora en el Departamento de Fisiología de la UPV/EHU y dirige la línea de Reproducción dentro del grupo de Sistemas Peptídicos liderado por el catedrático Jon Irazusta Astiazarán. Posee una amplia trayectoria internacional al haber completado su formación en diferentes laboratorios de investigación en entidades de alto prestigio como la Université Libre de Bruxelles (Bélgica), CSIC-Universidad de Sevilla, University of California, Irvine (EEUU) y University of Birmingham (Reino Unido).

Te puede Interesar
El uso médico del cannabis podría disminuir el abuso de opiáceos recetados

Fuente