Europa tiene la mayor tasa del mundo de consumo de alcohol y tabaco y más de la mitad de su población tiene sobrepeso, lo que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiacas, cáncer y sufrir una muerte prematura, según advierte el último informe de la OMS sobre salud en Europa. “Los europeos beben y fuman más que ningún otro. Somos campeones y esto no es un buen récord”, aseguró Claudia Stein, jefa de información, pruebas, investigación e innovación de la OMS en Europa, en declaraciones a Reuters.

El informe reconoce avances en la reducción de los factores de riesgo que pueden conducir a una muerte prematura y destaca que la mortandad en recién nacidos se encuentra en su nivel más bajo en los 53 países analizados, pero al mismo tiempo hace sonar las alarmas por el alto consumo de tabaco y alcohol y la mala alimentación, que podrían provocar que los jóvenes europeos no vivan tantos años como sus abuelos.

Casi el 60% de los europeos presenta sobrepeso u obesidad, el 30% fuma, y cada persona consume al año unos 11 litros de alcohol, cifra que contrasta con los 8 litros atribuidos a los americanos o los 3,5 litros de los residentes en el sudeste asiático.

Claro que las cantidades medias varían mucho según los países. En el caso del alcohol, el consumo medio de bielorrusos o lituanos ronda los 14 litros, mientras que el de turcos o azerbaiyanos se sitúa por debajo de 3. Y los países donde más se fuma son Rusia Georgia y Grecia, mientras que Dinamarca e Islandia, donde menos.

De todos modos, los expertos de la OMS consideran que el gran desafío para la salud es el sobrepeso. Los datos evidencian que el número de personas con sobrepeso y obesidad no para de crecer de un informe a otro. La mayoría de personas con exceso de kilos viven en Estados Unidos, donde la tasa de sobrepeso llega al 61% de la población, pero Europa no queda lejos, con el 58,6%. En España, la tasa de sobrepeso es del 55% y la de obesidad del 23,7%, siendo los parámetros que más preocupan porque, según la OMS, pueden enturbiar en el futuro la salud “extremadamente buena” de los españoles.

A este respecto, el informe destaca la elevada esperanza de vida en España, de 79,5 años para los hombres y 85,5 para las mujeres, que se relaciona con el estilo de vida y la dieta de los españoles, así como el funcionamiento del sistema sanitario del país. No obstante, los expertos de la OMS apuntan que la dieta mediterránea, caracterizada por bastante aceite de oliva y pocas grasas saturadas, no está siendo suficiente para frenar el aumento de la obesidad y del sobrepeso porque la actividad física de los españoles se ha reducido, especialmente entre las generaciones más jóvenes.

“Si la obesidad sigue aumentando como lo ha hecho hasta ahora puede poner en riesgo muchos de los buenos resultados que se han logrado en el ámbito de la salud; eso sería una tragedia innecesaria, ya que la obesidad, como el consumo de alcohol y tabaco, son riesgos que se pueden evitar”, dijo Stein a Efe.