Misterios de la ciencia. Conocemos múltiples efectos de la planta en el sistema cannabinoide y, por tanto, en beneficio de nuestro cuerpo y mente, pero no se saben las razones por las que algunos de nosotros, tras consumir, son más ágiles dándolo todo en el trabajo. Hasta el momento, lo único claro es que la planta mejora nuestro estado de ánimo o el sueño reparador, como ya han demostrado los estudios científicos, y que eso influye en la productividad.

 

Te hace sentir eufórico, te relaja, te calma las náuseas… y también te hace rendir más en el trabajo. Ahora bien, si la ciencia ha sabido por qué el cannabis es capaz de influir en nuestro estado de ánimo o de salud, a la hora de hacernos el empleado del mes le cuesta un poco más.

Los investigadores siguen preguntándose por qué la marihuana, asociada a efectos tan dispares como la psicodelia o la relajación mental y física, puede también en algunos consumidores hacerles rendir más delante del ordenador o en una tarea creativa. Y siguen investigando ello.

Pero tienen algo claro: no hay ninguna evidencia de que el cannabis te haga más rentable tu jornadaexplica John Salomone, psicofarmacólogo de la Universidad de Connecticut. Es más, en su opinión puede reducir la motivación para emprender una tarea, organizar un equipo o realizar funciones propias de ejecutivo de empresa. Sin embargo, algunas personas aseguran que sí se sienten más motivadas a ello.

Esto se puede deber a otras habilidades sí probadas del cannabis, como el subidón de euforia o la mejora del estado de ánimo. Al sentirnos mejor, somos más proclives a enfrentarnos con humor a nuestras tareas laborales. Andrei Derbenev, profesor de Fisiología en la Escuela de Medicina de la Universidad de Tulane (Luisiana, Estados Unidos), dice que el cannabis podría ayudarnos a enfocarnos en el trabajo porque actúa reduciendo el cansancio mental o físico. Al sentirnos mejor, podríamos centrarnos en algo.

Así, si lo que nos impide concentrarnos es un dolor en las articulaciones o en otra parte de nuestro cuerpo, los efectos calmantes de la planta ayudarían a reducir ese tormento y con ello volver al tajo. Es gracias a dejar de sentir que podríamos concentrarnos. Lo mismo pasa con la ansiedad o el estrés: si tenemos la cabeza en otro sitio, el toque mágico de algunas variedades nos permitirá despejar el cerebro y ahora sí, rendir más.

Carreras más productivas

No solo serviría para la jornada laboral. Otras personas también se sienten más productivas en el ejercicio físico. Hablamos de los ‘runners’. Marcel Bonn-Miller, profesor de Psicología y Psiquiatría en la Escuela de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, explica que los corredores buscan en los cannabinoides recuperarse mejor tras el deporte, pero también mejorar sus habilidades en el entreno. Ahora, Bonn-Miller está estudiando precisamente a exjugadores de fútbol profesionales que usan o no usan los cannabinoides para comprobar cuál es la implicación de estos en su rendimiento. Ahora, es un trabajo “observacional”, sin conclusiones sesudas.

“La percepción de alguien es la percepción de alguien”, resume la psiquiatra estadounidense Larissa Mooney. Durante el consumo alguien podría tener más energía o más euforia, pero lo mismo les podría suceder con una taza de café, según su opinión. Este ejemplo no serviría para explicar como regla general la motivación que provoca el cannabis, advierte Mooney, ya que aún se desconoce cómo puede afectar a tareas productivas más complejas, como la organización de equipos de los que hablábamos antes.

El secreto de las variedades Sativa

Hay empresas cannábicas que son conscientes de ello y diseñan semillas o productos dirigidas a esas personas que buscan dar un impulso a su productividad. Pero no hacen falta productos específicos. En internet se recogen testimonios de personas que dicen sentirse más concentradas después de consumir marihuana de variedades Sativa, que tienen un mayor efecto mental que corporal, a diferencia de las Indica. Sin embargo, estas personas sufren de estrés postraumático, depresión o ansiedad; entonces, la planta calma su sistema nervioso central, lo que posibilita hacer otras tareas.

De momento, se pueden recomendar variedades con las que sentirse más animado, eufórico o relajado mentalmente, y luego dependerá de la persona si esto la ayuda a trabajar. La Green Crack, por ejemplo, produce un importante subidón cerebral, algo parecido a la eufórica Grapefruit o a la Jack Herer. Su efecto es muy potente, por lo que dependerá de cada persona si luego se encuentra en condiciones de ejecutar otros trabajos.

Tomar variedades Indica podría ayudar a la productividad, pero de otra manera. Al tener un efecto corporal más fuerte, ayudan al descanso nocturno. Así, si las personas que las consumen concilian mejor el sueño y se despiertan con fuerzas al día siguiente, tendrán más opciones de ser productivas. De nuevo, no hay un vínculo directo entre la planta y la productividad, sino que se debe a sus efectos en otro proceso del cuerpo humano.

Mientras la ciencia no nos explique cómo el cannabis interactúa con el cuerpo para aumentar la productividad, habrá que envidiar a esas personas que aseguran que, entre euforia, psicodelia o efectos terapéuticos, son capaces de rendir mejor. Y si nosotros somos una de esas personas, sonreiremos por nuestro poder secreto. Si no, siempre podemos tirar de ensayo y error para dar con esa variedad o ese producto que haga que la jornada laboral se pase volando.