Mientras el mundo debate la legalización de la droga, California (Estados Unidos) ya está cosechando lo que cultivó al declarar la licitud del consumo de marihuana. Los ingresos fiscales han batido récords casi duplicando la cifra del año pasado y superando las ventas legales proyectadas.

Según The Guardian, en los primeros sietes meses del 2015 Colorado ha generado más de US$70 millones por este concepto, por lo que hay una expectativa de que el al final del año los recaudos podrían llegar a US$125 millones.

Si bien la tendencia de este año ha roto todas las predicciones, el año pasado no fue igual. Aunque se estimó que en 2014 las arcas del estado podrían contar con US$70 millones, en realidad la cifra no superó los US$44 millones.

Muchas personas de la industria atribuyen los hechos de este año a un proceso por medio del cual la sociedad cada vez va aceptando más el consumo de marihuana.

“Yo atribuyo esto a que más y más gente está a gusto con la legalización de la marihuana”, dijo Tyler Henson, presidente de la Cámara de Comercio de Cannabis de Colorado. “Ellos no lo ven como algo que es malo”, contó el empresario al medio británico.

Tim Cullen, CEO de Colorado Harvest Company, considera que en sus tiendas, en las que los clientes son principalmente residentes de Colorado que compran marihuana recreativa, las ventas han aumentado un promedio de 8% a 12% mes a mes durante el año.

Desde que los votantes aprobaron la enmienda 64 en noviembre de 2012, el apoyo al consumo de marihuana ha aumentado. Una encuesta de la Universidad Quinnipiac concluyó que el 58% de los residentes de Colorado respaldan el mantenimiento del cannabis como legal, mientras que sólo el 38 por ciento se opone a la idea.

Las escasas ventas tras la legalización podrían haber sido consecuencia de las pocas tiendas de distribución. En enero de 2014, los primeros locales a los que se les autorizó la venta fueron a los que tenían licencia para comercializar marihuana con fines medicinales.

“Pregunte a los dueños de cualquier negocio lo difícil que es conseguir la aprobación de su local y obtener una licencia (…) hemos tenido un montón de nuevas empresas pero por desgracia no pudimos entrar en funcionamiento de inmediato”, explica Henson.

Fuente