Gracias a un algoritmo gratuito, miles de latinos verán limpiados sus antecedentes por este motivo, que ICE emplea para deportar.

Los fiscales del condado de Los Ángeles (California) trabajan para eliminar o reducir hasta 66,000 condenas relacionadas con la marihuana, dictadas antes de que esta sustancia se legalizara en el estado en 2016. Para ello, colaboran con Code For America, una organización sin fines de lucro que les ofreció gratis tecnología capaz de localizar documentos judiciales acumulados en los registros hace años y posiblemente perdidos.

Entre los beneficiados por el plan hay más de 20,000 latinos: muchos tendrán así un alivio respecto a antecedentes peligrosos, que les pueden abrir la vía de la deportación si no son ciudadanos estadounidenses, pues la marihuana se sigue considerando ilegal a nivel federal, y los antecedentes criminales por cualquier causa colocan a los migrantes en el punto de mira del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés). 

“La desestimación de decenas de miles de antiguas condenas relacionadas con el cannabis en el condado de Los Ángeles generarán un alivio muy necesario para comunidades de personas de color que sufrieron de manera desproporcionada las consecuencias injustas de las leyes sobre drogas en nuestro país”, dijo en un comunicado el fiscal de distrito Jackie Lacey en un comunicado.

Te puede Interesar
Abrirán museo de la marihuana en Los Ángeles

Los fiscales del condado de Los Ángeles pidieron esta semana a un juez de la Corte Superior que desestime 62,000 condenas por delitos graves relacionados con la marihuanas hasta 1961. También se solicitó la desestimación de 4,000 casos de delitos menores por posesión de cannabis.

Cerca de 53,000 personas están incluidas en el plan, según las autoridades: de estas, un 45% son latinas, un 32% son afroamericanas, un 20% son blancas, y un 3% de otro grupo.

10,000 casos analizados en un minuto

Encontrar todos estos casos antiguos no es fácil: en toda California hay cerca de 200,000 sentencias de ese tipo acumuladas en los registros judiciales. Hasta tiempos recientes, los condenados tenían que solicitar directamente los cambios en sus expedientes o contratar a abogados para recibir ayuda en el proceso. 

Code for America proporciona un programa informático basado en algoritmos capaces de rescatar esas sentencias. Al poder estudiar la idoneidad para el plan de cerca de 10,000 personas en tan solo un minuto, permite ahorrar tiempo valioso a los funcionarios de los tribunales, que ya no tendrán que revisar los registros manualmente. Además, el software rellena automáticamente los formularios que hay que presentar ante los tribunales. 

La organización colabora con las autoridades judiciales de otros condados de California. Gracias a su ayuda, En total, quedarán desestimadas 85,000 condenas por marihuana en todo el estado, según las autoridades. 

Los californianos tomaron la decisión de eliminar antiguas condenas relacionadas al cannabis, así como de rebajar delitos graves al grado de delitos menores, cuando votaron a favor de despenalizar el consumo de esa sustancia en noviembre de 2016, el mismo día que Donald Trump ganó las últimas elecciones presidenciales. 

Te puede Interesar
Crecen las ventas de marihuana legal en uno de los mayores estados de EE.UU. esta navidad

Los fiscales de distrito en California tienen hasta julio para decidir si desestiman las sentencias o abren un proceso judicial para rebajar las condenas. Sus colegas de Baltimore, Seattle, Chicago y otras ciudades ya han expresado que también eliminarán las condenas por marihuana elegibles para ello según la ley. 

Riesgos para los migrantes

Pese a que la legalización del uso recreativo y medicinal de la marihuana se ha extendido en numerosos estados del país, esto sin embargo no protege en muchos casos a los inmigrantes, por el hecho de que las leyes federales aún la prohíben. 

“Técnicamente, la posesión de marihuana es ilegal a nivel federal, por lo que si un inmigrante no ciudadano tiene o consume marihuana puede quedar sujeto a la deportación”, explicó en 2018 a Efe Violeta Chapin, abogada experta en inmigración y profesora de Derecho en la Universidad de Colorado.

“Cuando un cliente inmigrante me pregunta sobre esta cuestión, le recomiendo que ni fume ni entre en contacto con el cannabis por el elevado riesgo que supone para su continuidad en el país”, agregó.

Fuente