Saludos cannábicos. Soy Manolo y mi duda viene de unas semillas que me dio un amigo que estuvo de viaje por la zona de Afghanistán y el hindu Kush y el caso es que me dio también unas chitral.

He cultivado las dos primeras con buenos resultados, pero me han dicho que las chitrales se vuelven hermafroditas. ¿Puede ser verdad? ¿Se pueden cultivar en hidropónico?

Gracias de antemano.

Muy buenas, Manolo. La línea Chitral, tanto de valle como de montaña se puede cultivar perfectamente en nuestra latitud, bastante cercana a la de origen. Conseguirás unas plantas de rendimiento medio alto en interior y alto en exterior, sobre todo si plantas directamente en el suelo y este es ricos en materia orgánica. Cultivada en hidro también reacciona bien, aunque necesita de algunos ajustes especiales prefiriendo un pH más bien ácido y bajas cantidades de nitrógeno.

A diferencia de las afghanas, las hojas presentan foliolos de anchura media y bastante longitud, acercándose más al aspecto de sus primas, las indias del Sur con un tono verde oscuro y bastante ramificadas. La relación cáliz hoja es alta, con muy poca hoja en el cogollo que se forma por innumerables cálices de tamaño pequeño-medio, acabando por formar como “bolas de algodón” repartidas por toda la rama. Sus aromas son dulces en fresco, adquiriendo ciertos tonos especiados, casi picantes tras un correcto curado.

Como comentábamos más arriba, puede cultivarse sin más, tanto en suelo como en maceta o hidro, pero hemos de comentar algunas particularidades que harán que esta línea muestre todo su potencial y sobre todo, una adecuada psicoactividad. En tierra, durante la fase vegetativa, deberíamos regar con un pH nunca superior a 6, intentando obtener un pH de drenaje de alrededor de 6,5. Con esto conseguimos que la planta asimile más nitrógeno del suelo sin necesidad de añadir nutrientes. Hemos de tener en cuenta que es un línea acostumbrada a suelos más bien alcalinos, por lo que al acidificar el medio obtenemos un vegetativo bastante más rápido y vigoroso que en origen. Un dato que nos indicará si lo estamos haciendo bien es el ensanchamiento progresivo de los foliolos, que no se produce en origen.

Sin embargo, al pasar a floración deberemos cortar el nitrógeno en la medida de lo posible, aumentando la proporción de fósforo, y sobre todo de potasio, pudiendo quedar una proporción 0 – 4 – 6. Cuanto más nitrógeno haya en el sustrato, menos densos serán los cogollos y más pequeños los tricomas. Por ello, además de no añadir N al agua de riego, subiremos el pH hasta 7, manteniéndolo así hasta el final de la floración. Podemos subir el pH con carbonato cálcico, que aumentará la producción de agentes aromáticos. Estos datos son extrapolables a hidro, con la correspondiente compensación.

Por último, comentar que son muy sensibles al fotoperiodo, siendo muy conveniente la regularidad en encendidos y apagados, así como el aumento paulatino de las horas de oscuridad en vez de pasar directamente a 12/12. Durante la floración, también es conveniente ir aumentando un par de minutos de oscuridad por día, hasta llegar a 16 horas de noche al final del ciclo. Con esto, evitaremos molestos hermafroditismos.

Suerte y gracias por preservar genéticas, no olvidas preñar alguna rama…