Líbano celebró el martes pasado una votación parlamentaria, ahora se ha convertido en la primera nación árabe donde es legal el cannabis, pero con fines medicinales e industriales. Esta legalización podría generar para el país una ganancia financiera muy necesaria. 

La legislación fue aprobada casi a los dos años tras haber sido recomendada por “New York Mckinsey and Co.” con sede en Nueva York, después de una consulta con el Gobierno libanés sobre el alivio de la crisis económica del país en 2018. 

El cannabis se ha cultivado ilegalmente durante mucho tiempo en el valle de Bekaa, Líbano, de hecho, este país ha sido calificado como una de las tres naciones principales en la cultivación de cannabis de Oriente Medio por la Naciones Unidas. Los beneficios económicos que podría ganar el país con la marihuana medicinal rondan los mil millones de dólares anuales. 

Según los informes, la legislación permitirá que el cultivo se utilice para nuevas industrias legales, como la producción de fibras textiles, el desarrollo farmacéuticos y la fabricación de productos de consumo a partir del aceite de CBD.

“Tenemos reservas morales y sociales, pero hoy existe la necesidad de ayudar a la economía por cualquier medio”, dijo Alain Aoun, un miembro del parlamento en el Movimiento Patriótico Libre, según informó un medio internacional, The Independent.

Líbano ya había sufrido tasas dramáticas de inflación, un aumento del desempleo y la disminución del valor de la moneda local antes de los nuevos brotes de coronavirus. Ahora, los expertos financieros y políticos esperan que el nuevo nacimiento de una floreciente industria de la marihuana medicinal pueda ayudar a resucitar la economía en dificultades de la nación en el futuro cercano.

Te puede Interesar  Un pequeño reino africano quiere exportar su cannabis al mundo

Fuente