Una nueva reflexión sobre la posible despenalización de las drogas, publicada en un diario boliviano.

El tema de la legalización de la droga no es nuevo, ya que el presidente Richard Nixon declaró la “guerra contra las drogas” hace mas de cuarto de siglo sin ninguna eficacia, y pensadores como Milton Friedman vienen debatiendo y explicando la inmoralidad e ilegalidad de esta guerra que causa más víctimas de las que se proponía recuperar. Con base en los argumentos de Friedman varios intelectuales hoy en día vienen exponiendo más y más argumentos que fortalecen la posición pro legalización. Intelectuales y políticos como Mario Vargas Llosa, Fernando Enrique Cardoso, César Gaviria, Ernesto Zedillo, entre otros, decidieron romper nuevamente el “tabú” para hablar de este tema.

Es por estas razones que los bolivianos debemos tratar el tema y discutirlo. Por mi parte expongo a continuación una serie de argumentos de clara influencia friedmaniana, que se los presenta en forma resumida por el espacio que se tiene:

1.- Las verdaderas víctimas de esta guerra son personas inocentes que mueren a causa de la violencia entre pandillas, que usan armas más sofisticadas que incluso han logrado sobrepasar al ejército y a la policía de la mayoría de los Estados productores.

2.- Los adictos a las drogas son personas que no pueden considerarse víctimas ya que por propia decisión (soberanía individual) decidieron probar las drogas, que dicho sea de paso, son menos adictivas que otras drogas como el alcohol y el cigarrillo.

3.- Las personas que suelen ser arrestadas por delitos por narcotráfico son pequeños productores, comercializadores o transportistas que decidieron optar por esto, en un afán legítimo de interés individual, la mayor parte de las veces las cárceles se pueblan de gente pobre que ve su vida desecha por este motivo.

4.- Como dice Friedman, inspirado en Stuart Mill: “El papel ideal del gobierno es evitar que otras personas lastimen al individuo.

El gobierno, jamás tiene el derecho de interferir con el individuo bajo el argumento de que es por su propio bien. Mira, el caso de la prohibición de drogas es exactamente tan polémico y cuestionable como prohibirle a las personas que coman de más. Todos sabemos que comer en exceso ocasiona más muertes que las provocadas por las drogas. Si en principio está bien que el gobierno nos diga que no debemos consumir drogas porque de lo contrario nos harán mal. ¿Por qué no está bien decirles que comer en exceso les hará daño? ¿Por qué no sería correcto advertirles que en el paracaidismo existe la posibilidad de morir? ¿Por qué no es correcto decirles: “oh, el esquiar no es bueno, es un deporte peligroso, podrían lastimarse? ¿Cuál es el límite?”

 5.- Las víctimas de esta guerra son personas que mueren por atracos por parte de adictos que tienen que cometer delitos para financiar el alto costo de los productos narcóticos.

6.- El alto costo de los precios de las drogas se debe a que el gobierno de algún modo protege a los carteles de las drogas. En cualquier otra empresa hay miles de importadores y productores, como ofertantes y demandantes que interactúan en un mercado.

En el caso del narcotráfico es difícil que una persona importe o exporte droga, ya que los esfuerzos por la interdicción hacen costosa la operación comercial. Por lo que sólo pueden subsistir los grandes carteles que tienen  los medios y dinero suficientes como para seguir comerciando. El gobierno, al mantener esos productos fuera del mercado legal y arrestar a los pequeños productores, hace que los precios se mantengan altos, por lo que se produce la monopolización y se dificulta el trabajo de los pequeños competidores. El precio se mantiene por las nubes.

7.- Los adictos pobres sufren la consecuencia de estas decisiones al no acceder a droga de pureza y calidad, sino más bien a droga adulterada o de baja calidad, que le afectará en su salud y le conducirá a realizar delitos más terribles para acceder al vicio. Los vicios no son delitos (Tesis de Spooner).

8.- ¿Una persona que decide algún día fumar un cigarrillo de marihuana, por la sola posesión, puede estar condenada a la cárcel? ¿Es esto moral y aceptable?

9.- ¿Es moral que una persona tenga que tributar para pagar por más y más prisiones, más y más policías para perseguirá adictos y traficantes?, ¿Es moral que el resto de las personas no contemos con una procuración de justicia y seguridad decente, porque el Estado está ocupado en perseguir el tráfico de drogas? Ciertamente el problema no es principalmente económico, sino que es moral.

10.- No es moral ni correcto que miles de personas, principalmente pobres, tengan que morir o ser arrestados por esta guerra. En esto, el papel del Estado es el principal, como sabemos, en muchos de los países afectados, el Estado ha retrocedido, claudicado, beneficiado y ha fracasado frente a los millonarios carteles de las drogas.

11.- Asimismo, en países productores de materia prima, el Estado beneficia a algunos productores en detrimento de otros, al mismo tiempo que no suele cobrar impuestos por esta acción, lo que constituye una especie de discriminación. Al mismo tiempo, que existen infinidad de casos de corrupción de funcionarios públicos.

12.- Legalizar las drogas significa tratarlas como se trata al alcohol y a los cigarrillos y castigar a quien bajo su influencia cometen algunos delitos como homicidios por accidentes de tránsito, robos o asesinatos, tal como se trata a los delincuentes que bajo influencia del alcohol cometen estos actos.

Fuente