La palabra marihuana parece unida a Holanda en su esencia. Las prohibiciones en teoría contrastan con la costumbre de fumarla. ¿El último capítulo? Las eléctricas colaboran con la policía para evitar que las plantaciones de cannabis sigan robándoles millones de dólares en concepto de luz y calor.

Según asegura John W. Miller en The Wall Street Journal, las granjas de marihuana, que necesitan muchos vatios para funcionar, “han estado robando cientos de millones de dólares en electricidad” a las compañías. ¿La razón? Un gran consumo ‘legal’ levantaría sospechas.

El problema ha llegado a un punto extremo en el que a una de las firmas se le saltaron los fusibles. Por eso la planta eléctrica Stedin Netbeheer BV, con 1,8 millones de usuarios, ha decidido colaborar con la policía en las redadas y envía con las patrullas a sus empleados para descubrir plantaciones analizando la red y el consumo.

Las eléctricas se alían con la policía

La compañía se ha visto obligada a designar hasta a un director antifraude, Wolter Meijer, que el mes pasado mandó por correo 30.000 tarjetas de “rasca-y-huele” con aroma de cannabis fresco para pedir la ayuda de los vecinos y con el siguiente mensaje “huela esta tarjeta y si reconoce el mismo olor en su vecindario, llámenos y nosotros nos ocuparemos del resto”. Esperan aumentar la campaña en caso de que funcione.

¿Cómo detectar las granjas de marihuana? Afirma el WSJ, que “el uso intensivo de electricidad es una señal de alarma para los investigadores, así que los que cultivan tratan de evitar ser detectados al acceder a las redes de electricidad antes del contador”. Estas acciones han costado nada menos que 15 millones de dólares al año a la eléctrica Stedin.

Marihuana, ¿legal o ilegal

En teoría es ilegal fumar, comprar, vender y cultivar marihuana. Pero la prohibición sobre el consumo del cannabis de 1976 no se cumple desde entonces, hasta el punto que los cafés están autorizados a vender pequeñas cantidades. “Sólo pueden tener 500 gramos en reservas, así que necesitan continuamente ser reaprovisionadas”, pero ¿dónde consiguen las partidas?

Según el WSJ en toda Holanda “hay unas 40.000 plantaciones de marihuana” Y cada año “se destruyen unas 5.000, pero luego aparecen otras 5.000”. Cualquier lugar es bueno para plantar: pueblos, invernaderos o apartamentos.

En la eléctrica Stedin tienen a 32 personas encargadas de detectar estos fraudes que se dedican a “buscar picos de ocho horas en el consumo eléctrico, correspondientes a los patrones de las lámparas de calor, filtros de aire exteriores, etc.” La compañía eléctrica Enexis BV asegura que también colabora con la policía para acabar con estas granjas de cannabis fraudulentas, porque “es un problema para todas las eléctricas contra el que hay que luchar”.

 
Fuente